Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Prado muestra dibujos inéditos de Goya en una nueva exposición

En el dibujo está la esencia de la obra de arte, la primera aproximación a la esencia del artista. Nunca suficientemente valorado en las colecciones artísticas españolas, el Museo del Prado (www.museoprado.es) exhibe desde hoy hasta el 4 de marzo una colección de 82 dibujos entre los que se incluyen 10 obras de Goya nunca expuestas al público. Es una colección procedente de la Hispanic Society of America en la que se recogen obras de autores que van del Siglo de Oro a Goya. Entre los autores más conocidos están Alonso Cano, José de Ribera, Claudio Coello, Murillo.

En la exposición, comisariada por Priscilla Muller y José Manuel Matilla, se hace un detallado recorrido por tres siglos de historia del dibujo español a través de cuatro apartados organizados en orden cronológico. Estos apartados giran en torno a 10 dibujos de Goya cargados de humor, mordacidad y sensualidad.

El primer apartado está dedicado al siglo XVI. Los protagonistas son los artistas italianos que vinieron a trabajar a El Escorial. Los principales autores son Pietro Torrigiano y Pellegrino Tibaldi. Junto a ellos están los artistas españoles que viajaron a Italia: Alonso Berruguete, Luis de Vargas y Blas de Prado.

El siglo XVII acapara el grueso de la exposición con las escuelas andaluza -Francisco Pacheco, Francisco de Herrera, El Viejo, Murillo, Antonio del Castillo o Alonso Cano- y madrileña, representada por Vicente Carducho, Francisco Rizi, Mateo Cerezo, Claudio Coello o Francisco de Herrera, El Mozo.

Cierra la exposición el siglo XVIII con Francisco Bayeu, Maella o Castillo, o vinculados a la imprenta, como Antonio Carnicero.

Miguel Zugaza, director del Prado, detalló ayer la importancia de la Hispanic Society of America en la difusión de la cultura española en todo el mundo desde su creación, en 1904. La entidad es propietaria de todos estos dibujos. La mayor parte han sido adquiridos a partir de 1960 por un coleccionista privado que los tiene cedidos a esta institución como "donación prometida", una fórmula que supone que a la muerte del propietario la colección la heredará el centro elegido y así lo hace constar el dueño en su testamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de diciembre de 2006