Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ripoll culpa ahora a los tránsfugas de la moción del PP al alcalde de Pilar de la Horadada

El presidente provincial del PP de Alicante, José Joaquín Ripoll, achacó ayer a "los intereses urbanísticos" de dos concejales tránsfugas del PSPV de Pilar de la Horadada la moción de censura presentada por esos dos ediles y los seis del Grupo Popular contra el alcalde de la población, el socialista Ignacio Ramos. El voto de censura se formalizó tras la decisión del regidor de suspender un plan urbanístico que prevé construir 5.000 nuevas casas. Después de paralizar el PAI y antes de anunciar la censura, el PP pidió un pleno extraordinario para sacar adelante el programa urbanístico.

"No sé si esa moción saldrá adelante porque, si alguien pensaba que era para impulsar determinados intereses urbanísticos, a lo mejor ahora no la apoyan", afirmó el también presidente de la Diputación de Alicante. Tras anunciar la moción de censura, Ripoll amenazó a los ediles populares de Pilar de la Horadada con expulsarlos del partido si aprobaban el PAI. El grupo popular dijo entonces que no validaría el proyecto, aunque se mantiene firme su decisión de arrebatar la alcaldía al PSPV mediante la moción de censura, que se debatirá el próximo día 11.

El dirigente provincial del PP admitió la posibilidad de que existan "algunos intereses encubiertos", pero recordó que se desvelarán en breve y de forma "muy fácil", pues el pleno de la moción se celebrará pocos días antes de otro pleno donde se debatirá la aprobación del PAI. "En ningún caso esa moción de censura se va a apoyar en ningún tema urbanístico, y si alguien lo apoya dejará de estar en el PP", reiteró. También recordó que la dirección provincial del partido no la había propuesto, pero los concejales populares plantearon que era "la única alternativa posible".

En cuanto al pleno de la Diputación celebrado el viernes, en el que el PP apoyó una moción presentada por el PSPV que condenaba expresamente la moción de censura de Pilar de la Horadada, defendió que su partido "no ha roto el Pacto Antitransfuguismo". "La dirección ya manifestó que no estaba por la labor de apoyar mociones de censura en ningún municipio por el poco tiempo que queda para las elecciones", aseveró. No obstante, matizó que el caso de Pilar de la Horadada no es como los demás, porque la que fue teniente de alcalde y mano derecha de Ramos, Josefa Meroño, una de los dos tránsfugas socialistas que apoyan la moción de censura, ha denunciado ante la Fiscalía al regidor y el fiscal "no lo ha archivado como si fuera una simple pelea entre miembros de partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de diciembre de 2006