Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo inspeccionará todas las semanas las obras de la M-30

UGT pide que se paralice la construcción cuando se detecte que algún obrero, por falta de capacitación, sufre un riesgo grave

El Ministerio de Trabajo realizará inspecciones semanales en las obras de la M-30 a partir del próximo lunes para prevenir los accidentes laborales, que se han cuadruplicado este año respecto a 2005. UGT, por su parte, denuncia que el obrero que falleció el martes pasado en San Fernando de Henares no tenía formación para realizar labores de señalización. Exigen que en esos casos se paralicen las obras hasta que el peón esté capacitado.

"Con la retirada de las máquinas tuneladoras, hay más situaciones que generan riesgos para los trabajadores, pues se subcontrata a otras empresas y hay que vigilar más de cerca", explica Vicente Mora, director territorial de la Inspección. Desde septiembre de 2004 y hasta el 31 de agosto pasado se registraron 595 accidentes.

"Siempre que exista un riesgo, todo lo que sea incrementar la seguridad será positivo", comentó el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, que aseguró que existen "datos estadísticos" que demuestran que hay "pocas obras tan seguras" como las que ejecuta el Ayuntamiento.

El sindicato UGT, por su parte, denuncia que Armando Melo Pereira, el obrero que falleció atropellado el pasado miércoles mientras realizaba labores de señalización, carecía de preparación suficiente para dicho trabajo. "Lo hacen ver como que tiene un master, cuando en realidad sólo tuvo dos horas de preparación en riesgos laborales y no la necesaria para trabajar de señalizador", explicó Domingo Martínez, responsable de salud laboral del sector de construcción del sindicato. "UGT exige a Trabajo que cuando vea un riesgo grave paralice esa máquina o ese tajo de la M-30 hasta que el trabajador esté cualificado", agregó, tras recordar que es una facultad de los inspectores de trabajo prevista en la ley.

Por otra parte, un obrero marroquí de 35 años resultó gravemente herido la madrugada de ayer, mientras trabajaba en las obras de ampliación del intercambiador de Moncloa.

La víctima estaba en un pozo de unos ocho metros de profundidad, cuando una bomba de agua de gran tonelaje que estaba en la superficie le cayó encima, informa Europa Press. Fue trasladado al hospital Clínico San Carlos donde quedó ingresado con pronóstico grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2006