Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.000 policías cortan el tráfico en Madrid para exigir una subida de sueldo

Los agentes, convocados por cinco sindicatos, se salieron del itinerario previsto inicialmente

Una manifestación convocada por los cinco sindicatos mayoritarios del Cuerpo Nacional de Policía concluyó ayer en un enorme atasco de tráfico en la capital. Unos 2.000 agentes se manifestaron de paisano y fuera de servicio por el paseo de la Castellana, pese a que el itinerario comunicado a la Delegación del Gobierno se limitaba a la paralela calle de Miguel Ángel. Caminaron durante más de hora y media hasta el Ministerio del Interior, cerca de la plaza de Colón, ante la presencia de los antidisturbios, cuya intervención no fue ordenada por ningún responsable. Los funcionarios exigen un plus de capitalidad de 600 euros mensuales por agente, además de mejores medios materiales y profesionales para desempeñar su trabajo.

La manifestación fue convocada para las cinco de la tarde por los cinco mayoritarios sindicatos del cuerpo: el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Unión Federal de la Policía (UFP), el Sindicato Profesional de Policía (SP), la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato de Comisarios de Policías. El recorrido previsto estaba fijado entre las sedes de la Delegación del Gobierno y de la Dirección General de la Policía, ambas en la calle de Miguel Ángel (Chamberí) de Madrid.

Antes de las cinco de la tarde, más de 2.000 policías se concentraron en la puerta de la Delegación y poco a poco se fueron sumando más agentes hasta llegar a unos 3.000 manifestantes. Durante el recorrido, los agentes profirieron gritos contra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro del Interior.

Incidente con un motorista

Los problemas comenzaron una media hora después de que se iniciara la protesta. Muchos manifestantes rompieron el itinerario fijado, ante la pasividad de los responsables de seguridad y de los antidisturbios que vigilaban la marcha. También se produjo el primer incidente. Un motorista intentó pasar con su motocicleta hacia los Nuevos Ministerios. Llegaba tarde a una clase de inglés. Por ello, aceleró el motor, pero redujo la velocidad. Los agentes se abalanzaron contra él y le tiraron al suelo. Algunos incluso le propinaron alguna patada. El afectado mostró su rabia y los agentes antidisturbios le ordenaron que se marchara de allí inmediatamente. No pudo porque la moto no le arrancaba.

En la protesta no autorizada participaron unas 2.000 personas, según fuentes de la Delegación del Gobierno. Llegaron sobre las seis y media de la tarde al principio del paseo de la Castellana. Los antidisturbios movieron con rapidez sus furgonetas para evitar que los protestantes cortaran el tráfico en Colón.

Al ver que sus compañeros les impedían el paso, los manifestantes se concentraron frente al cercano Ministerio del Interior. Y ahí llegaron más insultos contra el presidente del Gobierno: "Zapatero, métete a madero [policía nacional]", "que salga Rubalcaba", "policías por los suelos", "queremos cobrar como un municipal". Muchos policías tiraron de carné profesional y empezaron a gritar "con esta placa no se juega". La manifestación se disolvió a las siete de la tarde. En ese momento se reabrió el tráfico en la Castellana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de noviembre de 2006