Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de las extranjeras que aborta no emplea anticonceptivos, según un estudio

La mitad de las mujeres extranjeras que interrumpe voluntariamente el embarazo no emplea anticonceptivos. Además, ocho de cada 10 desconocen la existencia de un método de emergencia como la píldora postcoital. Así lo señala un estudio realizado a partir de 962 entrevistas a extranjeras que acudieron a abortar a finales del año pasado a 15 clínicas privadas de 10 provincias (Almería, Cádiz, Granada, Málaga, Sevilla, Ciudad Real, León, Valladolid, Barcelona y Pontevedra) y tres comunidades uniprovinciales (Asturias, Madrid y Murcia). Por su parte, el Ministerio de Sanidad ha estimado que entre el 40% y el 50% de las mujeres que interrumpen voluntariamente el España (84.985 en 2004) son de origen extranjero.

El estudio, presentado ayer por la presidenta de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI), Eva Rodríguez, revela también que el 64% de las encuestadas en las clínicas ya tenía hijos (en la mitad de los casos residen en el país de origen). Cuatro de cada 10 mujeres (42,2%) habían tenido al menos otro aborto previo.

Bajos ingresos

A tenor del trabajo, la situación económica aparece como "la causa principal de angustia y alteración psicológica" que lleva a demandar la interrupción del embarazo (admitido cuando se aleja riesgo para la salud psíquica de la madre, entre otros supuestos). Ocho de cada diez tienen recursos propios. De este grupo, el 38% cuenta con ingresos inferiores a 460 euros al mes y sólo el 8,6% percibe más de 921.

Más de la mitad de las mujeres extranjeras encuestadas (51,5%) se encuentran en situación irregular. De cada diez, dos residen desde hace menos de un año en España y cinco llevan entre uno y tres años.

La encuesta también revela que el preservativo masculino es el método anticonceptivo más empleado entre las extranjeras encuestadas. El trabajo arroja luz sobre las dificultades de acceso a los servicios de planificación familiar, tanto por desconocimiento como por barreras idiomáticas e incluso por falta de tiempo para ello.

A la vista de la situación que revela la encuesta, sus autores recomiendan "reforzar el compromiso de las mujeres inmigrantes con la planificación familiar", reformar la prevención del embarazo no deseado entre las recién llegadas con la actuación de los servicios sociales y de acogida (una de cada cinco encuestadas llevaba menos de un año en España) y "eliminar las barreras que impiden el acceso a los servicios de salud".

Por nacionalidades, la más frecuente entre la encuestadas es la ecuatoriana (21%), seguida de la rumana (17,7%) y la boliviana (13,6%). A continuación se sitúan las marroquíes (11,4%), las colombianas (5,7%) y las rusas (4,5%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de noviembre de 2006