_
_
_
_

Un ex guardia civil metido a alcalde

El ex guardia civil y político del PP Eugenio Hidalgo salió esposado con las manos en la espalda del Ayuntamiento de Andratx, detenido por los guardias civiles que ayer se movilizaron en el espectacular operativo desarrollado en el pueblo. Izquierda Unida asegura que Andratx es una "Marbella 2".

Dos años atrás, el alcalde Hidalgo se paseaba por el elitista Puerto de Andratx en un lujoso Porsche descapotable de color vino. Declaró entonces que le tocó dos veces la lotería. Tuvo un concesionario de coches y se hundió, pasó a los negocios políticos y la promoción constructora. Adquirió el cine municipal y levantó un bloque de viviendas.

El juzgado de lo contencioso administrativo reconoció que el edil Hidalgo había vulnerado los derechos constitucionales de un concejal del PSOE al negarle documentación de un expediente, y condenó al Ayuntamiento a las costas. Otra vez, un juez le reprochó el haber cerrado ilegalmente un aparcamiento de una concejal nacionalista que era su oponente. Y paró las obras, por ilegales, dijo, de una casa de otra concejal socialista que le había denunciado. Miquel Àngel March, del grupo ecologista GOB que ha batallado contra las ilegalidades de Andratx, explicó ayer que en una cita con Hidalgo, éste le amenazó con "dar licencias" junto a un espacio natural que es propiedad del GOB, si no paraba "la campaña" en su contra. Hidalgo veía "manos negras" y "acosos y derribos" y grabó la entrevista con March.

Hidalgo dejó el uniforme y formó la Agrupación Liberal de Andratx. En sucesivas elecciones pactó con la derecha, izquierda y centro, y tomó el control de Urbanismo. En 2005 fichó por el PP. En los juzgados hay al menos siete causas abiertas pendientes de juicio.

"No hay ninguna duda ni razón para cambiarle", dijo en octubre José María Rodríguez, secretario general del PP y consejero de Interior del Gobierno de Jaume Matas. Ayer, el presidente balear no tardó dos horas en desmarcarse del asunto, pedir confianza a la población y extender responsabilidades al resto de partidos, por haber estado aliados, un año, a Hidalgo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_