Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vueling aterriza en el parqué

La aerolínea de bajo coste de Apax y Planeta quiere captar recursos en Bolsa para crecer

Vueling tiene prisa por crecer. Después de dos años y medio en funcionamiento, los fundadores de la que fue la primera aerolínea de bajo coste española (el fondo Apax, la sociedad inversora de la familia Lara, propietaria de Planeta, la estadounidense JetBlue Airways y el equipo gestor) han decidido lanzar la compañía a la aventura de la Bolsa. Su objetivo es captar recursos para crecer en un sector competitivo que los necesita a toneladas. Se trata del primer aterrizaje de una empresa vuelos baratos en el parqué bursátil y, tras Iberia, la segunda aerolínea cotizada en España. Ahora tendrá que responder en el mercado. El examen empieza el 1 de diciembre.

Vueling no contempla el reparto de dividendo a medio plazo, pero las expectativas de crecimiento le hacen confiar en una buena acogida

La compañía espera entrar en beneficios en 2007, su tercer año en funcionamiento, y alcanzar 10 millones de viajeros en 2010

Los profesionales del sector aéreo comentan que todo aquel que ha puesto los pies en el negocio ha soñado alguna vez con lanzar su propia aerolínea. A dos de ellos, Sue Smith y Eduardo Faira, se les ocurrió hace unos años lanzar una compañía de bajo coste que tuviera la sede en España. Ella trabajaba en Easyjet y él DHL. Le contaron la idea a un conocido y éste les puso en contacto con Carlos Muñoz, un ex consultor de McKinsey en California que había vuelto a España para trabajar en la empresa familiar (una compañía de cítricos afincada en Murcia, AMC) y que quería emprender su propia aventura empresarial.

Muñoz dijo sí. Y se unió a Lázaro Ros, también vinculado al sector, para diseñar el plan de negocio y buscar financiación para lanzar la primera compañía de bajo coste española. Hoy, Carlos Muñoz es el consejero delegado de Vueling; Lázaro Ros es director general; Sue Smith, directora de slots (derechos de vuelo) y Eduardo Faira, director de las Operaciones de Vuelo. Y vuelven a buscar inversores, esta vez para seguir creciendo, en el volátil parqué de la Bolsa española. La aerolínea cuenta con una flota de 16 aviones y opera 35 rutas diarias a ciudades españolas y del resto de Europa.

"Esta salida al mercado nos va a reportar un montante de 100 millones de euros para poder seguir creciendo y colocarnos en la Champions League de las compañías aéreas", resume Muñoz. De hecho, Vueling aprovechará los fondos generados para duplicar su flota, hacer sombra a Iberia en el puente aéreo Barcelona-Madrid y crear una tercera base operativa en Bruselas, Roma o Milán, que se sumará a las de El Prat y Barajas.

La compañía comenzó a operar 2004 con el objetivo de salir a Bolsa en el horizonte de 2008, pero la velocidad de crucero de la empresa ha sido superior al esperado: espera cerrar 2006 con unos ingresos de 237,8 millones, casi el doble que en 2005, y entrar en beneficios el próximo año. La andadura de Vueling ha dejado boquiabierto al sector, y los accionistas han decidido adelantar el estreno.

Vueling colocará el 42,6% de su capital en el mercado el 1 de diciembre a un precio de entre 24 y 32 euros por título, lo que supone una capitalización bursátil de entre 359 y 478 millones.

Precio discutido

En el folleto informativo, la aerolínea reconoce que no ha consultado con ningún experto independiente a la hora de fijar el precio y algunos analistas sostienen que la banda baja del precio es atractiva al inversor, pero que la alta no es competitiva. La horquilla de precios arroja un PER (número de veces de beneficio contenido en la capitalización) de entre 10 y 13,3 veces, mientras las comparables más cercanas por modelo de negocio, Ryanair o Easyjet, cerraban hace dos semanas con un PER de 18-18,5 y 17,5-18 veces, respectivamente, más caras.

Sin embargo, en el llamado mercado gris -la plataforma donde los inversores institucionales intercambian órdenes de compra y venta antes del debú en Bolsa- los títulos de Vueling ya se mueven a entre 33 y 35,5 euros, según las mismas fuentes, aunque este mercado no es demasiado transparente. En cualquier caso, el precio de la oferta y la prima de emisión quedará fijado este miércoles 29 de noviembre. Luego hablará el mercado.

La oferta pública de venta de Vueling, dirigida a inversores cualificados nacionales e internacionales, es del 42,6% del capital. Si se ejecuta la opción de compra (green shoe) de los bancos que coordinan la operación (Goldman Sachs, JP Morgan y Morgan Stanley) alcanzará el 46,8%. De momento, en la gira que ha emprendido la compañía entre los analistas de todo el mundo, Vueling está captando el interés del fondos dedicados al transporte aéreo, fondos especializados en compañías medianas y fondos españoles.

Riesgos

Los accionistas de la compañía pretenden reducir sus participaciones: Apax, del 40% al 23%; Inversiones Hemisferio (Lara), del 30% al 17,5%; el equipo gestor, del 23% al 11% y Jetblue, del 7% al 4%. El aviso de la compañía de que no repartirá dividendo a medio plazo puede enfriar el interés de cierto tipo de inversores, pero los gestores confian en captar la confiaza que aquellos dispuestos a destinar los fondos a impulsar el proyecto.

"Tenemos muy buenas expectativas, aunque también sabemos que es un sector muy competitivo y desde luego tiene riesgos", opina el consejero delegado. La compañía puede mirarse en el espejo de Air Berlin, que comenzó a cotizar en la Bolsa de Francfort el pasado mayo y se ha revalorizado un 33%, hasta 16,53 euros.

Los minoristas quedan excluidos esta en primera fase ya que el sector aéreo requiere un un inversor especializado, dado los elevados riesgos del negocio. La propia compañía desgrana en el folleto todo un rosario de inseguridades: la dependencia de las bases operativas y de los mercados de Europa occidental y del Sur, su limitada trayectoria, la estacionalidad de su negocio (el 32% de las ventas corresponden al verano), las fluctuaciones del tipo de cambio euro/dólar (el 40% de los gastos de explotación se pagan en divisa americana), los precios del petróleo o el exceso de capacidad de la industria aérea, ya que el fuerte crecimiento inicial del mercado del low cost "ha empezado a ralentizarse".

El consejero delegado de la compañía está convencido de que los inversores sabrán valorar la buena acogida del modelo de Vueling, que tiene un precio medio de tan sólo 48 euros por billete pero vuela a aeropuertos principales y registra elevados índices de puntualidad. "Sólo somos bajo coste en precio, pero a la gente le gusta Vueling tanto como Iberia". Ahora tendrá que contagiar esta ilusión al mercado.

Un mercado en ebullición

Los avatares del sector aéreo, un negocio más sensible que otros a factores exógenos y en plena revolución por la irrupción de las compañías de bajo coste, cargan el mercado de riesgos. Pero también de oportunidades. Los expertos del mercado aéreo pronostican a medio plazo un proceso de concentración entre compañías que reordenará el mercado tras de esta multiplicación de actores en el transporte. "Los procesos de fusión que castigan a la cotizadas que compran y dispara el valor de las compañías que son objeto de oferta, así que la lógica dice que las firmas más pequeñas se van revalorizar en Bolsa", explica un asesor del mercado de valores.

Las compañías de bajo coste aún tiene un largo recorrido en España. La penetración de las empresas de vuelos baratos en el transporte aéreo español se sitúa en el 21%, muy por detrás de Irlanda (42%) o el Reino Unido (32%), pero por delante de Italia (16%) o Francia (9%), según un informe de Eurocontrol. No obstante, el 75% de los vuelos entre Reino Unido y España está operado por distintas low cost.

En el conjunto de Europa, los vuelos baratos crecerán un 13% anual hasta 2010, frente al 4% de las aerolíneas tradicionales, según McKinsey. Con todos, los expertos creen que el ritmo tenderá a ralentizarse en los próximos años y la competencia de las nuevas low cost castigará sus beneficios dada la lucha de precios. Con nombres y apellidos, los principales competidores de Vueling son Iberia, Spanair y Air Europa en España. Dentro del segmento de bajo coste, se las tiene que ver con la británica Easyjet y la irlandesa Ryanair, a la espera del comportamiento de la recién estrenada Clickair, que está participada por Iberia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de noviembre de 2006

Más información