Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sebastián: "Con Gallardón, las obras nunca se terminarán"

El candidato socialista dice que la deuda crece 60 euros por segundo

"El problema es que esto no va a terminar: Gallardón lo volvería a hacer, volvería a levantar Madrid, porque su proyecto es el de una ciudad en obras. Por tanto, nunca se terminarán las obras con Gallardón. Éstas que hay ahora se terminarán, pero aparecerán otras". Es el augurio de Miguel Sebastián, candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, que dio ayer su primera entrevista, en la cadena SER. Sebastián adelantó que en su equipo estarán "los mejores, de dentro y de fuera del partido", y arremetió una vez más contra la deuda municipal: "Crece a un ritmo de 60 euros por segundo", dijo.

Sebastián comenzó asegurando que no fue el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, quien le pidió que fuera candidato, sino al revés: "Yo me propuse, porque creo que puedo hacer algo por esta ciudad", dijo. Tuvo palabras para el ex ministro José Bono, primera opción de los socialistas, que denegó el ofrecimiento: "Es un excelente político, hay que respetar a los políticos que deciden pasar a segunda fila". Y reiteró que no va a afiliarse al partido por el que se presenta.

"Nunca me han pedido que me afilie. Creo que los independientes podemos hacer mucho, porque los ciudadanos se cansan de los políticos profesionales y quieren rostros nuevos", afirmó. Por eso, en el equipo de Sebastián estarán "los mejores, de dentro y de fuera del partido". Y él invita a "profesionales" de distintos sectores a "perder el miedo y dar el salto a la política".

Sebastián no quiso adelantar ayer las propuestas concretas de su programa, aunque lanzó ideas generales: su objetivo es "convertir Madrid en una ciudad en la que se pueda vivir", pero "sin incurrir en costes excesivos"; y sus prioridades, "convivencia, seguridad, calidad de vida y poner a Madrid en el mapa".

Más policías

"En el distrito Centro viven 150.000 personas, y otras muchas lo visitan en horario nocturno. Pues bien, a partir de las diez de la noche sólo hay 11 policías municipales por sus calles", denunció. Respecto al lugar que Madrid "no ocupa" hoy en el mapa, el candidato del PSOE sostiene que España ha escalado puestos en 20 años, pero su capital se ha quedado donde estaba o incluso está peor.

Se le preguntó por sus propuestas para mejorar el tráfico, y respondió que Madrid "no ha tomado en 20 años ni una sola medida" para combatir los atascos, y que él, si es elegido alcalde, las tomará todas "con el consenso de los ciudadanos". "¿Es partidario de cobrar un peaje a los coches que entren al centro?", inquirió el entrevistador. "Yo no soy partidario de subir impuestos, más bien de bajarlos. Pero cualquier medida que tome será con consenso: con los ciudadanos, con otras administraciones y habiéndome reunido con los alcaldes de municipios colindantes", contestó el candidato.

En la idea del consenso insistió varias veces, porque, según dijo, "los madrileños están hartos de que se les impongan las cosas desde arriba". Y cuando se le pidió que, haciendo honor a su condición de profesor, pusiera nota al actual alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, apuntó: "Quizás lo que ha hecho peor es no responder, no explicar. ¿Eran necesarias todas estas obras, todas a la vez, con tal falta de seguridad y con este sobrecoste?". "El problema es que esto no va a terminar: Gallardón lo volvería a hacer, volvería a levantar Madrid, porque su proyecto es el de una ciudad en obras. Por tanto, nunca se terminarán las obras con Gallardón. Estas que hay ahora se terminarán, pero aparecerán otras", auguró Sebastián.

Para concluir, el candidato incidió en una de sus "ideas fuerza": la "deuda explosiva" del Ayuntamiento. No contestó a cuánto asciende, pero precisó que "aumenta 60 euros al segundo". "Esta entrevista ha durado 20 minutos. En ese tiempo, la deuda ha aumentado en 72.000 euros: el sueldo de dos policías municipales y 20 plazas de guardería al año. Esto de la deuda parece un concepto abstracto, pero los madrileños tienen que saber que por [culpa de] las obras renunciamos a seguridad y a plazas de guardería", terminó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006