Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ecologistas denuncian talas masivas en la obra de duplicación de la M-501

Las obras de desdoblamiento de 18 kilómetros de la M-501 entre los pueblos de Quijorna y Navas del Rey están dejando tras de sí un rastro de árboles cortados. Ambos márgenes de la carretera están jalonados por tocones de ejemplares que no han sido trasplantados. Según las estimaciones de Ecologistas en Acción, se han talado cientos de encinas, pinos y chopos de gran porte y edad, muchos de los cuales tienen diámetros que superan los 40 centímetros. Los verdes acusan a Esperanza Aguirre, presidenta regional, de mentir, porque se comprometió a que todos los árboles afectados por las obras se iban a trasplantar.

La Consejería de Medio Ambiente remite a la de Transportes e Infraestructuras, debido a que "son los que están llevando a cabo las obras". Un portavoz de Transportes reconoce que se han cortado algunos árboles, "pero sólo los que están enfermos o los que por haber crecido encima de una roca no se pueden trasplantar".

La Comunidad ha contratado a un ingeniero de montes y a un biólogo experto en patologías de árboles. Este último es el que determina si el árbol está sano para plantarlo en otro lugar.

Raíz desnuda

Junto con esta denuncia, los ecologistas sostienen que muchos de los trasplantes se están llevando a cabo de forma inadecuada, lo que puede acarrear la muerte del árbol. De hecho, aseguran que una buena parte de los ejemplares cambiados de sitio ya están secos. "En muchos casos, simplemente, se arranca el árbol con la raíz desnuda, y después se vuelve a plantar fuera de la autopista", dicen. También añaden que la máquina especializada en trasplantes de la que "alardeaba" la Comunidad de Madrid ha desaparecido de las obras hace más de un mes. Un portavoz de la Consejería de Transporte mantiene, sin embargo, que siguen contando con dicha maquinaria.

A la vista de la situación, Ecologistas en Acción solicita al Ministerio de Medio Ambiente y a la fiscalía que inicien las acciones administrativas necesarias para parar de inmediato las obras. Con esta medida se podrían salvar los miles de encinas que la Comunidad pretende eliminar, afirman. Recuerdan que la Comisión Europea ha abierto un procedimiento sancionador contra España al considerar que el desdoblamiento de la vía incumple varias normativas comunitarias.

El Ejecutivo de Esperanza Aguirre emprendió estas obras sin declaración de impacto ambiental. El anterior Gobierno regional de Alberto Ruiz-Gallardón, también del PP, había desechado el proyecto debido a la existencia de dos informes negativos, uno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y otro de la Consejería de Medio Ambiente. Aguirre justificó su decisión en la "alta siniestralidad" que presenta la carretera en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006