Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:AYHAN TONCA | Ex candidato de origen turco

"Hay mucho miedo al islam en el país"

Ayhan Tonca ha sufrido la misma suerte que otros dos candidatos de origen turco a las elecciones que se celebrarán mañana en Holanda. Han sido expulsados de los dos grandes partidos mayoritarios -a finales del pasado mes de septiembre- por negarse a reconocer el genocidio perpetrado por las fuerzas otomanas en 1915, en el que murieron millón y medio de armenios. Tonca toma té en el centro cultural turco de su ciudad, Apeldoorn, interrumpido continuamente por compatriotas que le expresan su apoyo. Tonca, nacido en 1964 en Turquía, pero residente en Holanda desde los seis años, preside la mayor organización musulmana de Holanda (DMO). Piensa que la propuesta del Gobierno para prohibir el burka pretende enviar un mensaje de dureza a la comunidad musulmana, y advierte de que en los últimos cuatro años se ha producido una segregación preocupante entre musulmanes y no musulmanes.

"Desde el 11-S, los políticos hablan de los musulmanes de manera negativa"

Pregunta. ¿Por qué niega el genocidio armenio?

Respuesta. Yo sostengo que murió gente; que murieron turcos, kurdos y armenios, porque eran tiempos de guerra, pero no se puede hablar de genocidio porque no ha habido un tribunal internacional que lo haya probado. No ha habido un Núremberg. No es a los políticos a los que nos corresponde determinar si hubo genocidio o no.

P. ¿Cómo interpreta su expulsión del CDA, la democracia cristiana en el poder?

R. Todos los partidos en el Congreso aprobaron una resolución por la que pedirían a Ankara el reconocimiento del genocidio armenio con vistas a la entrada de Turquía en la Unión Europea. Yo no creo que eso deba ser un requisito de ingreso en la Unión, los criterios deben ser económicos y de reformas políticas. Un compañero del CDA y yo nos negamos a aceptar una declaración que reconocía el genocidio armenio. Fue entonces cuando expulsaron a un compañero socialdemócrata (PvDA) por el mismo motivo. En nuestro partido nos dijeron que o aceptábamos o deberíamos irnos del partido. No aceptamos y nos sacaron de las listas.

P. Como presidente del DMO, ¿qué piensa de la reciente propuesta para prohibir el uso del burka en lugares públicos?

R. En Holanda no llegan al centenar las mujeres que llevan burka. ¿Hasta qué punto eso es un problema? Es una medida electoralista, quieren enviar un mensaje de dureza hacia la comunidad musulmana.

P. ¿Cuáles son los principales problemas de integración a los que se enfrentan los musulmanes en Holanda?

R. En los cuatro últimos años, y a raíz del 11-S, se ha producido una segregación de musulmanes y no musulmanes, porque los políticos empezaron a hablar de los musulmanes de una manera negativa. Hemos ido marcha atrás. Los jóvenes me dicen que ya no se sienten bien en este país, que les hacen responsables de todo lo que hacen los musulmanes en el mundo y nos obligan continuamente a pedir perdón por ello. Los partidos mayoritarios se han hecho con las ideas de la extrema derecha. Ahora sólo miran la película desde un lado. Dicen que la minoría debe adaptarse a la mayoría, pero yo creo que si queremos vivir juntos, ellos también tienen que aceptar el islam y sus características.

P. ¿Qué es lo que no aceptan?

R. En Holanda hay mucho miedo al islam. Hay gente que ha nacido aquí, que tienen trabajo, y sólo les ven como musulmanes. Yo mismo participo en esta sociedad más que la mayoría de los holandeses. Yo no tengo problemas con ellos, pero ellos sí conmigo. Si no trabajamos juntos, terminaremos como en Francia, con violencia en las calles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 2006