Desalojada una fábrica donde residían un centenar de 'okupas' y artistas callejeros

Las dos naves del Poblenou acogían un centro cultural alternativo especializado en circo

Más de un centenar de agentes de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona desalojaron ayer la antigua fábrica de toldos Giralt del Poblenou, entre las calles de Tànger y Àlava, donde vivían un centenar de okupas y artistas alternativos. Las dos naves industriales acogían un sinfín de equipamientos culturales, agrupados bajo el nombre de La Makabra. El centro era un referente local en el mundo del circo, y allí se han formardo artistas callejeros de todo el mundo. Unas 400 personas se concentraron al anochecer en la plaza de Sant Jaume para protestar contra el desalojo.

Músicos, actores, artistas callejeros y bailarines. Y sobre todo, artistas circenses. Éstos eran los inquilinos de La Makabra, la nave industrial que fue okupada hace seis años y que desde hace cuatro acogía, además de un centenar de okupas, un centro cultural alternativo.

"Hasta ayer La Makabra era uno de los dos centros de la ciudad especializado en circo. Venían artistas de todo el mundo para aprender nuevas técnicas", explicó ayer Albert Martínez, portavoz del colectivo okupa de Barcelona. Prueba de esta especialización es que las naves industriales estaban bien equipadas. Además de un circo, había gimnasio, teatro, un plató de televisión y dos pistas de patinaje.

"Era un centro de circo alternativo donde se reunía mucha gente para ensayar y aprender", añadió ayer Jaume Mateu, más conocido por el nombre del payaso que interpreta, Tortell Poltrona, fundador de la compañía Circ Cric. Mateu explicó que parte de los artistas que trabajan en el Circ Cric "iban a La Makabra a ensayar. Con el desalojo, el mundo del circo en Cataluña se ha quedado en calzoncillos".

El mismo veredicto expresó el artista circense Marc Muñoz: "Nosotros no somos okupas, sino gente del mundo del circo que, por la falta de espacios, tuvimos que instalarnos aquí".

Clima festivo

El desalojo empezó poco antes de las ocho de la mañana, cuando un centenar de agentes llegaron a la fábrica okupada. La intervención policial fue tranquila y discurrió sin accidentes, ya que ninguno de los okupas puso resistencia. A lo largo de la mañana, los okupas fueron entrando en pequeños grupos a las naves industriales para recoger sus pertenencias, acompañados por policías.

Durante toda la mañana, los okupas se concentraron frente a la fábrica, en la calle de Tànger, para protestar por el desalojo. En la concentración, además, estuvieron personas vinculadas profesionalmente con el mundo del circo, como Tortell Poltrona.

Esta protesta discurrió en un ambiente lúdico y festivo. Mientras unos hacían malabares, otros danzaban, ensayaban trucos, hacían equilibrios y tocaban música. Otros pintaban pancartas. Los lemas: No al plan 22@. ¿Dónde vamos a bailar, cantar o vivir?, Sólo le pido a Dios un techo y Tus hijos serán artistas okupas.

También discurrió en un ambiente festivo el acto de protesta contra el desalojo, que tuvo lugar al anochecer en la plaza de Sant Jaume. Allí, los okupas demostraron sus dotes artísticas en un espectáculo con malabares, equilibristas y payasos. "El Ayuntamiento y la Generalitat están represaliando la cultura alternativa. ¿No somos una ciudad tan cosmopolita? ", se preguntó Jorge, que vivía en la fábrica desalojada.

Las dos naves desalojadas ocupaban casi una manzana del Eixample y sumaban unos 6.000 metros cuadrados de superficie. Una de ellas empezó a ser demolida tras acabar el desalojo, a primera hora de la tarde. La otra nave empezará a derribarse en breve. La razón del retraso, explicó un portavoz de los Mossos d'Esquadra, es que el techo de esta nave es de un material que contiene amianto, material cancerígeno cuyo desmontaje necesita de un tratamiento específico.

El abogado de los okupas, Antoni Lucchetti, lamentó que el juez no haya avisado con anterioridad de la fecha del desalojo. "El procedimiento se ha hecho por la vía penal, cuando lo normal es que, en estos casos, se haga por lo civil", precisó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS