Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

Un robot que suda gana el concurso de vida artificial Vida 9.0

Alexitimia es un término que describe la incapacidad de verbalizar las emociones. También es el nombre de un robot en forma de semiesfera blanda que, como única respuesta a la interacción con el público, suda.

Alexitimia, creado por la argentina Paula Gaetano Adi, ha ganado los 10.000 euros del primer premio de Vida 9.0, la octava edición del concurso de obras realizadas con técnicas y conceptos de vida artificial, organizado por la Fundación Telefónica.

El segundo premio, dotado con 7.000 euros, ha recaído en el español Daniel Palacios por Waves, una obra que se propone "hacer visible lo invisible" mediante un largo trozo de cuerda elástica, cuyo movimiento visualiza la presencia de las personas cerca de la instalación. El tercer premio (de 3.000 euros) fue para el taiwanés Shih Chieh Huang por su obra EX-DD-06.

MÁS INFORMACIÓN

En esta edición se presentaron 107 propuestas de 24 países, con un incremento del 55% respecto a las 67 del año pasado. A los premios optaron 77 obras ya realizadas: 10 de España, 29 del resto de Europa, 13 de América Latina, 23 de Norteamérica y 2 de Asia. En estos años, Vida se ha consolidado como uno de los concursos internacionales más prestigiosos y mejor dotados en el campo de la creación vinculada a la vida artificial.En la justificacón del primer premio para Alexitimia, el robot que suda, el jurado, presidido por Daniel Canogar, destacó la voluntad de la artista "de reconciliar el ámbito húmedo de la naturaleza con el ámbito seco de la electrónica", así como el humor y la ironía de una pieza, parecida a una escultura minimalista, que primero invita el espectador a tocarla y luego le repele con la imprevista sensación de la sudoración, un fenómeno físico habitualmente considerado desagradable.

El taiwanés afincado en Estados Unidos Shih Chieh Huang ganó el tercer premio con EX-DD-06, un espacio interactivo habitado por medusas electrónicas, transparentes y luminosas. Según el jurado, "se trata de un mundo onírico, donde los componentes habituales de los electrodomésticos más comunes se desprenden de sus tediosas limitaciones funcionales para convertirse en parte de un entorno mágico".

Además, se concedieron siete menciones de honor, una de las cuales fue para Si estás cerca de mí, de Sonia Cillari, una instalación interactiva que amplía y distorsiona los límites del cuerpo de los visitantes, mediante unos gráficos que se proyectan en las paredes del espacio que la acoge.

En la sección del concurso que fomenta la producción en el ámbito iberoamericano, se repartieron 16.000 euros entre tres propuestas: Parásitos humanos, del mexicano Juan Gilberto Esparza (12.000 euros), que propone la creación de una especie de insectos robóticos fabricados a partir de desechos tecnológicos e industriales; Columna ingrávida, de la española Raquel Paricio (3.000 euros), que prevé la construcción de dos columnas vertebrales formadas por sendas comunidades de robots autónomos con capacidad de aprendizaje; y Árbol vivo muerto, del argentino Martín Bonadeo (2.000 euros), un árbol robótico que varía constantemente su forma para proyectar siempre la misma sombra.

VIDA LIFE: www.vidalife.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 2006