Policías de Arcos niegan su relación con la muerte de un profesor

La sección octava de la Audiencia Provincial de Cádiz con sede en Jerez juzga desde ayer al jefe de la Policía Local de Arcos, a otros cuatro agentes del cuerpo arcense y al sargento de la Guardia Civil de Olvera por su supuesta vinculación con la muerte de un profesor que falleció en los calabozos tras ser detenido por agredir al director del centro educativo en el que trabajaba.

La familia de la víctima denunció el caso al considerar que los acusados cometieron un delito de omisión del deber de socorro durante la noche en la que Manuel Cabrera, de 37 años de edad, perdió la vida.

Por su parte, el Ministerio Fiscal pide la absolución de los seis procesados al entender que los policías y el sargento no provocaron la muerte del docente ni tuvieron relación con ella.

El profesor fallecido fue arrestado el 8 de septiembre de 2002 por agredir al director de un instituto de Olvera que le había negado la tutoría de una adolescente de 14 años que sufría leucemia. La negativa del responsable del centro, quien a su vez era el delegado municipal de Seguridad de la localidad serrana, provocó una discusión entre ambos que llevó a Cabrera a lesionar la nariz de su superior tras darle un cabezazo.

Inmediatamente después, el profesor era detenido y trasladado a continuación a los calabozos de la Policía Local de Arcos, donde murió a la mañana siguiente.

Según relata el portavoz de la familia, Cristóbal Palmero, su primo, durante la noche que pasó en los calabozos, "por su estado de nervios, empezó a golpearse contra la reja de la celda, a encontrarse mal y a vomitar sin que nadie le socorriera a pesar de que solicitó la presencia de un médico". Unos hechos que negaron ayer los acusados al asegurar en la primera jornada de juicio que el detenido en ningún momento pidió la presencia de un facultativo sino su puesta en libertad.

Al día siguiente del arresto, el profesor debía declarar ante el juez por la agresión, pero fue en la misma sede judicial donde uno de los policías procesados les anunciaba la muerte de Manuel Cabrera.

Autopsia

Más tarde la autopsia descartaba el suicidio y determinaba que el profesor había fallecido por una concatenación de causas entre las que figuraban sus problemas cardiovasculares.

La acusación particular pide cinco años y dos meses de prisión y nueve años de inhabilitación para el jefe de la Policía Local de Arcos y para el sargento de la Guardia Civil de Olvera, acusados de detención ilegal y omisión de socorro; así como nueve meses de multa para los cuatro policías locales por omisión del deber de socorro.

La vista contra los policías prosigue hoy con la declaración de varios testigos. Se espera que el caso quede visto para sentencia el próximo viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de noviembre de 2006.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50