El diseño industrial centra la primera edición de la Barcelona Design Week

Los expertos animan a aprovechar la creatividad como valor estratégico

La creatividad es un valor en alza entre las empresas de los países desarrollados. Con el fin de incrementar la calidad de los productos y servicios de las compañías, la apuesta por el diseño ya no es una opción, sino un potencial productivo y estratégico para crecer en un mercado global. Esta es la principal conclusión de la primera edición de la Barcelona Design Week, que esta semana ha reunido en la capital catalana a varios actores sociales y económicos para reflexionar sobre la importancia del diseño industrial.

"Los objetivos de estas jornadas son fortalecer las relaciones entre el diseño y la empresa y fomentar un mayor conocimiento sobre su valor estratégico en la economía actual", afirma Isabel Roig, directora general de Barcelona Centre de Disseny (BCD), organismo integrado en la Cámara de Comercio de la capital catalana y organizador de la Barcelona Design Week, que cerró sus puertas anteanoche. Por este motivo, entre las 400 personas que han asistido a los seminarios, conferencias y presentaciones celebrados, la mayoría han sido representantes de compañías de distintos sectores productivos o de servicios, así como profesionales del diseño y de otras áreas creativas. El evento, que tiene la intención de celebrarse anualmente, también ha incluido una jornada de puertas abiertas de hasta 16 estudios de diseño, que han recibido la visita de empresarios interesados.

Uno de los ponentes más destacados ha sido George Cox, presidente del Design Council de Reino Unido, organismo dedicado a promover esta actividad en el ámbito de la empresa, el sector público y la formación académica. En su opinión, "las empresas catalanas tienen que aceptar que las actuales reglas del mercado exigen una apuesta firme por la innovación de sus productos y servicios". Sin embargo, Cox no se refiere a incorporar este valor añadido al final del proceso, sino a trabajar con diseñadores industriales desde el principio. "Si no se procede de esta forma, muchas de estas compañías lo van a tener muy difícil para sobrevivir", subraya.

En esta línea centró su discurso el experto estadounidense en programas de gestión del diseño Peter L. Phillips, asesor de las compañías Nike, Gillette y Nestlé, quien aprovechó este marco para promocionar su libro Cómo crear el 'brief' de diseño perfecto. En su opinión, "las empresas catalanas, sobre todo las pequeñas y medianas (pymes), no sacan el suficiente partido productivo y estratégico del mundo del diseño". Y va más allá: "La mayoría de los presupuestos destinados al diseño son limitados porque todavía no se ha dejado claro su valor añadido". Eso sí, también dio un toque de atención a los diseñadores, "que deben aprender a pensar y actuar en términos de negocios y no sólo en los puramente estéticos", concluye.

La apuesta de las empresas

Algunas empresas que producen sus bienes en la capital catalana han aprovechado la Barcelona Design Week para presentar sus proyectos más innovadores. La multinacional Hewlett-Packard (HP), dedicada a la fabricación y comercialización de hardware y software, ha anuncido su interés por aumentar su división de diseño en Barcelona, integrada actualmente por menos de 10 personas. Sam Lucente, vicepresidente mundial de diseño de HP, explicó que desde hace tres años su compañía invierte más en este campo. En este sentido, añadió, "queremos que la capital catalana se convierta en una plaza estratégica, ya que está a la vanguardia en la investigación y desarrollo (I+D) de las artes gráficas, una de nuestras áreas de negocio que más crece".

La marca barcelonesa Derbi presentó un proyecto de investigación e innovación en el que colabora con las escuelas de diseño Elisava y ESDI, así como con el Instituto Europeo de Diseño. "El objetivo es encontrar soluciones que acerquen estos vehículos a la juventud", reconoció Pedro Quijada, director de Recursos Humanos de Derbi. Para eso, trabajan en nuevos diseños que le den una imagen "moderna, fresca y divertida". En opinión de Quijada, el diseño se ha convertido en un "valor diferencial" en su sector, puesto que "determina la elección de compra entre las más de 70 marcas comerciales de los 50 fabricantes que operan en Europa".

La compañía de sanitarios Roca presentó un concurso de diseño para jóvenes creativos a los que ofreció la libertad de crear un entorno personal de bienestar en el baño. Josep Congost, diseñador jefe del Centro de Diseño Roca, explicó que la compañía "está creando un grupo de trabajo multidisciplinar y multicultural dedicado a la creación de propuestas y conceptos innovadores influidos por las nuevas tecnologías, así como por disciplinas sociales como la antropología y la etnografía".

La mayoría de los participantes coincidieron a la hora de señalar Barcelona como "capital mundial del diseño", factor que, en su opinión, "debe ser aprovechado por las empresas que producen en ella".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 2006.