Cerco a los ciclistas en Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona está dispuesto a multar al propietario de toda bicicleta aparcada indebidamente, así como a quienes las hayan encadenado a los árboles y elementos de mobiliario urbano -papeleras, semáforos y bancos-, o bien en cualquier posición que impida el paso a personas minusválidas o el trabajo de carga y descarga en zonas señalizadas.

La modificación de la Ordenanza de Circulación de peatones y vehículos, que se aplicará antes de 2007 y una vez aprobada por el pleno de la corporación municipal a finales del mes de diciembre, contiene cambios sustantivos para el ciclista que le harán adquirir derechos. Pero las sanciones por un mal aparcamiento son, sin duda, el reverso de la moneda.

La coordinadora catalana de usuarios de la bicicleta critica la ordenanza porque "criminaliza" y por prohibir aparcar
Las multas por aparcamiento indebido de forma reiterada pueden alcanzar los 1.500 euros
La Guardia Urbana endurecerá el control a las bicicletas encadenadas al mobiliario urbano

Las nuevas regulaciones afectarán a los 40.000 usuarios de la bicicleta en días laborables, una cifra que se dispara a 90.000 en fin de semana. El sector de la bicicleta interpreta el conjunto de normas como una "criminalización" de los usuarios de un medio de transporte. Y subraya, además, que con las normas que se pretenden aprobar en la mano no se podrá aparcar en ninguna parte porque de acuerdo con la ordenanza, se podrá aparcar en las farolas corrientes de la ciudad, pero eso es imposible si el ciclista lleva una U de hierro -que es el dispositivo antirrobo más extendido- porque son más estrechas que las farolas.

"No se puede prohibir aparcar de forma genérica si en la ciudad sólo hay 5.600 plazas de aparcamiento", señalaba ayer Albert García, portavoz de la Coordinadora Catalana de Usuarios de la Bicicleta. "No vale que nos digan ahora que se pueden presentar alegaciones. ¿Para qué está la comisión de la bicicleta si no es para llegar a acuerdos?", añade. En cuanto a las plazas de aparcamiento, el Ayuntamiento espera ampliar la cifra con 1.050 más.

La Guardia Urbana se encargará de controlar el estacionamiento de las bicicletas, y en caso de infracción, serán inmovilizadas por la misma vía que los automóviles: la colocación del cepo. La sanción, considerada inicialmente leve, ascenderá hasta un máximo de 450,75 euros. La reiteración de las infracciones comportará una sanción grave que podría llegar a 901,52 euros. La multa rodavía puede ser mayor, hasta 1.503 euros.

La actuación municipal deberá superar una paradoja: ¿quién pagará una multa superior al precio de compra de la bicicleta?

El carril más seguro

La modificación de la ordenanza traerá también novedades como la posibilidad de circular en bicicleta por el carril que el viajero considere más seguro, abandonado así la preferencia por utilizar el carril derecho. De hecho, la vía de la derecha acostumbra a ser utilizada como un carril reservado para los autobuses, y constituye una vía por la que las bicicletas ya no podrán circular, a menos que superen los 3,5 metros de ancho. Quienes transporten a un menor de siete años en una silla adicional deberán, además, colocarle un casco homologado, y la obligación de contar con un timbre se extiende a todos los usuarios de bicicleta.

Además, está prohibido circular por aceras de anchura inferior a cinco metros, medida que se agudizará al restar a esta distancia el espacio que ocupen los quioscos, terrazas o motocicletas que jalonan, por ejemplo, las calles del distrito de Eixample.

DERECHOS

- Las bicicletas podrán circular por vías urbanas en las que los automóviles no superen los 30 kilómetros por hora.

- Las bicicletas pueden utilizar los carriles reservados para autobús si superan los 3,5 metros de ancho.

- Los automóviles sólo pueden adelantar a una bicicleta cuando exista como mínimo un metro de separación.

- Los peatones pueden cruzar un carril bici, pero no ocuparlo ni caminar por él.

OBLIGACIONES

- Los niños que viajen en bicicleta de paquete deberán ir en una silla adicional y llevar un casco homologado.

- Queda prohibido encadenar una bicicleta a cualquier elemento de mobiliario urbano como semáforos, bancos y papeleras, y especialmente a los árboles, así como estacionar impidiendo el paso a personas minusválidas.

- Las bicicletas no pueden circular por aceras de una anchura inferior a cinco metros, de los cuales al menos tres, además, deben estar desocupados para su uso. La circulación por paseos concurridos sólo estará permitida cuando puedan recorrer - más de tres metros sin tener que zigzaguear frente a algún peatón.

- Quienes circulen en bici no podrán pasar junto a las fachadas de los edificios ni exceder los 10 kilómetros por hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de noviembre de 2006.