Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide tres años de cárcel a un ex consejero de Zaplana por delito fiscal

Cartagena, condenado a cuatro años por malversación, está procesado por las 'primas únicas'

La Fiscalía Anticorrupción de Alicante solicita tres años de cárcel para Luis Fernando Cartagena, ex consejero de Obras Públicas de la Generalitat Valenciana en la época de Eduardo Zaplana, por delito fiscal. Cartagena está procesado por las primas únicas del Banco de Santander (fondos de nuda propiedad que aseguraban la opacidad fiscal). La causa de Cartagena es una de las piezas separadas, por su condición de aforado, del sumario que se instruye desde 1992. El político del PP ha pedido el indulto para eludir la prisión por otra condena de cuatro años por malversación.

El ex alto cargo del PP suscribió las primas únicas con el entonces Banco de Santander entre 1987 y 1998. El volumen de la operación fue de dos millones de euros y la presunta deuda fiscal de 310.000. El sumario de las cesiones de crédito se incoó en 1992 por el juez Moreiras, entonces titular del Juzgado Central número 3 de la Audiencia Nacional. La causa de Cartagena se incluyó en una pieza separada porque en ese tiempo gozaba de la condición de aforado, ya que era diputado autonómico. En esa fecha, Cartagena también era alcalde de Orihuela, cargo que dejó en 1995, cuando el entonces presidente valenciano, Eduardo Zaplana, le nombró consejero de Obras Públicas. El 15 de marzo de 1998 Cartagena presentó la dimisión como consejero al hacerse público su procesamiento por las cesiones de crédito.

La instrucción de la causa de Cartagena por las primas únicas se ha dilatado en el tiempo debido a los continuos recursos para dilucidar qué juzgado era competente para instruir el sumario. Tras varias idas y venidas del sumario desde los juzgados de Alicante a Madrid, la Audiencia decretó que la competencia del caso correspondía a los juzgados de Orihuela, ya que en esta ciudad se cometió el supuesto fraude.

El pasado agosto, la titular del Juzgado número 4 de Orihuela, Lidia Paloma Montaño, cerró la instrucción e instó a las partes a que presentasen el escrito de calificación inicial. La acusación pública que ejerce el fiscal anticorrupción de Alicante, Felipe Briones, ha remitido ya su escrito a la oficina judicial. En sus conclusiones, según fuentes judiciales, Briones acusa a Cartagena de un delito contra la Hacienda Pública y le pide tres años de prisión, de acuerdo con el artículo 305 del Código Penal, que, además, incluye una multa del séxtuplo de la cantidad defraudada.

La vista para las cuestiones previas de la causa general de las cesiones de crédito, en la que están imputados el presidente del banco, Emilio Botín, y otros tres altos cargos de la entidad, se celebrará los próximos días 23 y 24 de noviembre.

Aparte de este proceso, Luis Fernando Cartagena cuenta ya con una condena de cuatro años de cárcel por malversación y falsedad. La Audiencia de Alicante, cuya sentencia ratificó el Tribunal Supremo en marzo de 2004, condenó a Cartagena por apropiarse de la donación (49.000 euros) de una congregación de religiosas al Ayuntamiento de Orihuela.

Debajo del piano

Cartagena, entonces alcalde de la localidad, no registró en las arcas municipales el donativo y lo guardó debajo de la tapa del piano de la alcaldía. En 1998, a raíz de la escisión del grupo municipal popular, un concejal denunció los hechos. En la vista oral, el ex alto cargo del PP declaró que destinó el dinero a obras de rehabilitación en el casco histórico del municipio, "para limpiar la zona de gitanos", puntualizó. Para probar su argumento, aportó una serie de facturas de las obras supuestamente realizadas por el empresario local Ángel Fenoll. El tribunal concluyó que las facturas eran falsas. Fenoll, que ya había sido condenado por comprar votos para el PP, fue castigado a dos años de cárcel.

Tras la condena, Cartagena inició el trámite del indulto. El fiscal informó en contra. La petición está pendiente de la decisión del Consejo de Ministros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 2006