Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan del parque de Guadarrama se aprueba sólo con los votos del PP

El proyecto incluye 15.000 nuevas hectáreas alrededor del espacio protegido

El futuro parque nacional de Guadarrama pasó ayer el trámite de ser discutido en comisión de la Asamblea con los votos a favor del PP (nueve diputados presentes frente a seis del PSOE y uno de IU). Ya al límite obtuvo el respaldo del PSOE en el uso de materiales tradicionales en las edificaciones y apoyo económico a los municipios para un desarrollo sostenible. Ahora el texto debe ser ratificado por el Gobierno regional. En el plan se han incluido 15.000 nuevas hectáreas en la franja protegida que rodeará al parque, donde la máxima protección afecta sólo a 34.500 hectáreas.

"Hemos dedicado más tiempo a debatir en el pleno la metodología del debate que a discutir el fondo del Plan de Ordenación de Recursos Naturales [PORN] del Guadarrama, que sólo vamos a ver esta tarde", afirmó ayer la diputada de IU, Marga Ferré, en la Comisión de Medio Ambiente. En realidad el debate duró menos, porque no ocupó toda la tarde: consistió en dos horas de intervenciones, en las que el consenso brilló por su ausencia.

La portavoz de IU dedicó los 25 minutos que el reglamento de la Cámara le permite, divididos en dos partes, a negarle su apoyo al consejero de Medio Ambiente, Mariano Zabía, por no haber tramitado el plan como si fuera un proyecto de ley, tal y como los tres grupos parlamentarios (PP, PSOE e IU) se comprometieron.

En lugar de eso se ha elegido la vía ordinaria: discutirlo en comisión, donde no pueden intervenir más que el consejero y los grupos parlamentarios, con menos tiempo que en el pleno de la Cámara. "Éste es un debate clandestino, protocolario y por la puerta de atrás", zanjó la diputada, que se negó en redondo a hablar del fondo del plan: "Aprueben lo que quieran, porque son mayoría. Pero díganlo abiertamente y no engañen a los madrileños diciendo que intentan consensuar".

Menos dura fue la socialista María Ángeles Martínez, que comentó que la discusión en comisión era la "crónica de una muerte anunciada". Mantuvo que el Gobierno regional nunca ha creído en un parque nacional y le acusó de estar interesado en "el retraso, el desacuerdo y la confrontación para que este proyecto no salga adelante". Pero ella planteó que la superficie protegida por el PORN es "insuficiente" y la clasificación de zonas de protección "artificiosa". También acusó a Zabía de pretender condicionar la futura ley del parque, que deberá tramitar el Congreso, al permitir explotaciones mineras, caza y pesca, ubicación de nuevas infraestructuras, estaciones de esquí e incluso fomentar la tala de árboles.

11 ecosistemas

El consejero fue el que dispuso de más tiempo para defender su proyecto, como impone el reglamento: 55 minutos en tres intervenciones, a los que hay que añadir los 25 que tuvo el portavoz del PP, José Ignacio Fernández Rubio, también alcalde de Guadarrama, uno de los 37 municipios afectados por el plan. Es decir, una hora y 20 minutos para alabar las bondades del plan y de la gestión de la Consejería de Medio Ambiente. Así se enteraron los diputados de que el parque afecta a 11 ecosistemas, cuenta con más de 1.500 especies de flora y 1.280 especies animales, de las que 110 están protegidas. Fernández Rubio atribuyó al "sectarismo" el rechazo de la oposición al plan. "La izquierda ecológica no puede soportar un parque nacional que promueva el PP", aseveró.

Oyendo las intervenciones de consejero y diputado cualquiera hubiera pensado ayer que nadie más que el PP ha defendido la idea. La diputada Ferré, enfadada, recordaba que IU lleva proponiéndolo en sus programas desde los años ochenta. Pero el guirigay llegó al máximo cuando el consejero Zabía afirmó que "todas las iniciativas al PORN han sido procedentes del PP", incluido llevarlo a la Asamblea. Eso no lo pudo soportar Ferré, pues su grupo presentó la proposición no de ley del 16 de febrero en la que se tomó dicha decisión por unanimidad: "¡Pero si la firmé yo, hombre!", espetó.

No hubo acuerdo. La sesión se pospuso para que los diputados pudieran consensuar las resoluciones que debían votar. Como la espera se alargó durante tres cuartos de hora, todo hacía barruntar un cambio de opiniones. No las hubo. Al final, nueve diputados le valieron al PP para sacar adelante su propuesta, que incluye solicitar al Ministerio de Medio Ambiente "que dote al parque de una financiación acorde con la que reciben otros parques de montaña", y la petición al Gobierno regional para que solicite al Ejecutivo central la tramitación de urgencia el proyecto de ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 2006