Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSE y PP intentan forzar el debate del Plan de Vivienda en el Parlamento

Madrazo repite la polémica de la pasada legislatura al rehuir la discusión

Los socialistas y el PP van a intentar forzar al consejero de Vivienda, Javier Madrazo, a debatir en el Parlamento el Plan de Vivienda 2006-2009. Para ello, han presentado sendas proposiciones no de ley instando al titular del departamento a celebrar un debate monográfico sobre la cuestión. El consejero rehúye la discusión, como ya hizo la pasada legislatura, lo que ha enfurecido a la oposición, que tacha su actitud de "cobardía política".

Madrazo remitió a mediados del pasado mes de octubre (una semana después de que el Consejo de Gobierno aprobase el plan) una comunicación al Parlamento en la que le anunciaba su intención de limitarse a comparecer en comisión para presentar el texto, que contiene las líneas estratégicas de la política en vivienda para los próximos tres años. El documento contiene un diagnóstico de situación, la financiación y los objetivos de construcción. La previsión del Ejecutivo es invertir un total de 2.815 millones de euros para lograr esas metas, que se concretan, entre otros aspectos, en la edificación de 27.000 viviendas.

La oposición le reclamó desde el principio que organizase un debate monográfico al respecto. La diferencia entre una comparecencia en comisión y el debate resulta muy importante. Mientras que en la comparecencia los grupos sólo pueden preguntar e intercambiar impresiones, en un debate tienen la capacidad de introducir propuestas de resolución. Dado que la oposición cuenta con mayoría en la Cámara, lo más probable es que el consejero tuviese que aceptar bastantes de esas propuestas.

Madrazo optó por la comparecencia, al igual que hizo la legislatura pasada y rompió otra vez con la tradición de su antecesor en el cargo, Patxi Ormazabal, de EA, quien siempre organizó el debate sobre sus planes. El titular de Vivienda intervino finalmente el pasado lunes ante la Comisión de Ordenación Territorial, Transportes y Medio Ambiente y se llevó una buena reprimenda de socialistas y populares, que le acusaron de "hurtar" el debate parlamentario de la cuestión que más preocupa a los vascos, según las encuestas: la situación de la vivienda. También le advirtieron de que no se iban a quedar con los brazos cruzados y le anunciaron varias iniciativas para obligarle a organizar un debate monográfico.

Esas iniciativas se han sustanciado en las dos proposiciones no de ley. El PP acusa en la suya al consejero de "esconderse" del control y las aportaciones que puedan hacer los grupos "para establecer un marco político que afronte la situación y dé soluciones a todas las cuestiones relacionadas con el acceso a la vivienda". Según los populares, la política del Gobierno en esta materia está "agotada y desbordada". "La oposición", añade el texto popular, "tiene que tener la oportunidad de plantear ideas y hacer propuestas para cambiar esta política".

"Cobardía política"

El PSE, mientras, acusa a Madrazo de "reincidir en la cobardía política" que mostró la pasada legislatura al rehuir el debate. "Los dos primeros planes de vivienda [elaborados por Ormazabal] se debatieron en el Parlamento y se aprobaron propuestas de resolución" de los grupos,

recuerdan los socialistas.

Para el PSE, lo más grave es que el consejero pretende "hurtar a la Cámara, máximo órgano de representación de los ciudadanos de Euskadi, el debate sobre la cuestión que más les preocupa y que no es otra que el acceso a una vivienda digna". Los socialistas también recuerdan que el consejero está incumpliendo un mandato parlamentario del mes de abril, en el que el Legislativo ya instó al departamento a remitirle el plan para debatirlo de manera exclusiva.

Madrazo replicó el lunes durante la comisión que su consejería se ha dirigido varias veces a los grupos de la oposición para pedirles sus sugerencias "sin ningún resultado". Tanto el PP como el PSE consideran que ésa no es la fórmula adecuada y que lo pertinente es discutir de forma abierta sobre el documento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 2006