Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una decena de planes urbanísticos chocan con el parque del Turia en Vilamarxant

El alcalde popular confía en "armonizar" el crecimiento con el espacio protegido

El futuro parque natural del Turia choca con no menos de una decena de planes urbanísticos y zonas urbanizables de Vilamarxant previstas en el concierto previo para redactar el plan general, aprobado por el gobierno local del PP en diciembre de 2005. Al menos tres planes urbanísticos invaden terreno del parque y otros entran en la franja de protección. También en L'Eliana y en Benaguasil hay PAI afectados, mientras que en otras zonas el espacio protegido bordea los proyectos. Como en Riba-roja, donde se libran Porxinos y otra actuación.

La Consejería de Territorio afirma que estudiará "caso por caso"

El Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN), en exposición pública para alegaciones, fija la extensión del parque en 4.480 hectáreas y su área de protección en 10.643. Una docena de municipios entre Pedralba y Valencia tendrán suelo en el espacio protegido. El consejero de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, lanzó la creación del parque a finales de julio, con el río Turia y sus riberas como núcleo del espacio protegido, que incluye también los bosques de la Vallesa en Paterna y de Les Rodanes y La Pea en Vilamarxant.

Las fronteras del parque ya han levantado las primeras críticas. La Unió de Llauradors y la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Turia critican que se dibuja "en función" de los planes de los promotores. La Coordinadora denuncia que el parque sortea el PAI promovido por el presidente del Valencia, Juan Soler, en el valle de Porxinos, pegado a Les Rodanes, que sí están protegidas. También en Riba-roja, según fuentes socialistas, se queda fuera del parque el PAI de Masía de Traver II en un área donde se reduce la franja protegida del río, que es más ancha en otros puntos.

En cambio, los límites que dibuja el proyecto chocan con la planificación urbanística de Vilamarxant, que aprobó su concierto previo al plan general en diciembre de 2005. Vilamarxant aún se rige por unas normas urbanísticas subsidiarias de 1989, que otorgan derechos de urbanización en algunas zonas que se solapan con el PORN. Las fronteras del parque atraviesan suelo de al menos tres planes urbanísticos ya previstos, según fuentes municipales. Uno de ellos, el plan parcial de Metro Turia, para 2.000 viviendas, se sitúa junto a la ribera del río. Otro plan en tramitación entra en el área de máxima protección de La Pea, mientras que una zona de casas diseminadas junto a Les Rodanes está inmersa en un proceso de presentación de PAI.

En la franja más amplia de protección que rodea el parque se amplía la lista de desarrollos urbanísticos en marcha o previstos que no casan con un entorno protegido, como son las 4.000 viviendas y el campo de golf de Monte Orchera planificado junto a Les Rodanes. En total, no menos de una decena de planes deberán someterse al filtro del parque.

El portavoz socialista de Vilamarxant, José Castillo, afirma que el concierto previo ignoró zonas inundables en futuros desarrollos que pueden verse corregidos por el nuevo parque. La compraventa de suelo ha aumentado siguiendo la estela del concierto y en zonas urbanizables desde 1989 los propietarios tienen derechos adquiridos con posibilidad de indemnización si les afecta el parque, advierte. Castillo pedirá "explicaciones" al alcalde, Vicente Betoret (PP), sobre esta situación.

El primer edil reduce el impacto del parque a "pequeños cachitos" de los planes urbanísticos. Betoret confía en poder "armonizar" el parque y un crecimiento urbanístico "de baja densidad", y prepara una "propuesta" dirigida a Territorio sobre las áreas urbanizables que entran en conflicto con el proyecto. El alcalde propone que en los casos en que el área de reparto de los programas urbanísticos invada el parque se sitúe la zona verde en el espacio protegido y se concentre la edificabilidad fuera de sus límites, pero admite que "en algunos casos habrá que mover la línea".

También en L'Eliana y en Benaguasil hay PAI afectados por el parque. La consejería destaca que el PORN está en fase de alegaciones y que muchos proyectos urbanísticos aún no están aprobados. Territorio estudiará "caso por caso" antes de tomar una decisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 2006