La campaña electoral en Cataluña

Carod dice que el PSC está más pendiente de Zapatero que de Cataluña

El líder de ERC afirma que la noche del 1-N no recibirá ninguna llamada de Madrid

La dedicación del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, a la campaña electoral catalana provocó al final la réplica de Esquerra Republicana (ERC). Los ataques que el líder de ERC, Josep Lluís Carod, había concentrado hasta anteayer sobre CiU se dirigieron ayer al PSC. Durante los dos años y medio de vida del Gobierno tripartito, dijo Carod, "el PSC ha estado demasiado a menudo más pendiente del compañero Zapatero que de Cataluña".

Carod lanzó el ataque contra el PSC después de haber dejado bien claro que Esquerra llega al final de la campaña electoral manteniendo su predisposición a pactar tanto con CiU como con el PSC. "No nos cerramos a acuerdos y pactos con ninguna de las dos primeras fuerzas", afirmó.

"Que nadie vaya de sobrado porque no habrá mayoría absoluta de nadie"

Más información

El candidato de ERC insistió también en que la negociación de pactos será una exigencia de los resultados electorales y advirtió de que "no se pacta en función de simpatías hacia uno u otro partido o candidato", sino en función de los proyectos y programas. "Que nadie vaya de sobrado", dijo, "porque no habrá mayoría absoluta de nadie".

A la hora de pedir el voto, Carod puso en primer plano que el voto a ERC garantiza la total ausencia de condicionantes exteriores a Cataluña. Esquerra es el único partido, afirmó, que "la noche del 1-N no recibirá ninguna llamada telefónica desde Madrid ni telefoneará tampoco a nadie en Madrid" para rendir cuentas cuando se conozcan los resultados electorales.

El secretario general de ERC, que habló también en el mitin celebrado en el pabellón deportivo de Pardinyes, donde se celebró el mitin de final de campaña con un millar de asistentes, dedicó sus principales ataques a descalificar un eventual Gobierno de coalición entre CiU y el PSC. Esta es una opción que Cataluña ya ha sufrido, consistente en un Gobierno de la Generalitat dirigido por CiU y atado de pies y manos porque dependería de los votos que el PSC le daría a cambio del apoyo de los diputados nacionalistas al Gobierno de Zapatero en el Congreso.

Los republicanos aspiran a consolidar lo que Carod definió una vez más como un "tercer espacio" político, que en las elecciones de 2003 obtuvo 23 escaños en el Parlamento catalán, que ahora están amenazados por la tendencia al alza de CiU y de Iniciativa Verds-Esquerra Unida. Esto ha llevado a los candidatos de ERC a dedicar una parte de sus ataques a ICV-EUiA, y a su candidato, Joan Saura. Puigcercós les calificó ayer como "el eco de los socialistas" y lo remató afirmando que la letra S inicial de Saura responde, en realidad, a "seguidismo de los socialistas".

En el repertorio de ataques a la izquierda, Puigcercós incluyó ayer la descalificación de la consejera de Bienestar Social desde el mes de junio, Carme Figueras, por la política seguida en materia de adopciones.

El mitin, en el que intervino también el cabeza de lista en Lleida, Carmel Mòdol, finalizó con el público puesto en pie dando gritos de "Carod presidente" mientras un cañón lanzaba confeti sobre el escenario desde el que los oradores saludaban, aplaudían y arrojaban claveles a la platea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50