Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Aguilar asegura que su programa de gobierno se basará en "la ley y la honestidad"

Los socialistas proclaman al ministro candidato a la presidencia del Ejecutivo canario

El comité ejecutivo regional del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) proclamó ayer, sin fisuras, al actual ministro de Justicia, el grancanario Juan Fernando López Aguilar, como candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias en las elecciones autonómicas de mayo de 2007. Durante su discurso, el ya candidato pidió a los ciudadanos de las islas su apoyo para llevar a cabo un cambio político en Canarias sin tener que pactar con otras fuerzas políticas y dijo que, en ese caso, su Gobierno será el de "la ley y la honestidad".

No hubo sorpresas en el comité ejecutivo regional celebrado en Las Palmas de Gran Canaria, y López Aguilar fue presentado por el secretario general de los socialistas canarios, Juan Carlos Alemán, como "un candidato rompedor" para ganar las elecciones de 2007. Esta proclamación se daba por segura en el seno del partido desde que el propio José Luis Rodríguez Zapatero dijera a mediados de agosto en un mitin celebrado también en Las Palmas que sólo permitiría la marcha de su ministro si era para presidir Canarias.

Durante el acto de ayer, López Aguilar, que de momento seguirá al frente del Ministerio de Justicia, dijo que pretende ser "el primer servidor de Canarias" y el primero en entregarse a la gente, no un mero "florero, ni un mendicante, ni un componedor". A su juicio, los ciudadanos canarios piden un cambio y ello pasa por desalojar a Coalición Canaria (CC) del poder, para lo que necesita una mayoría suficiente.

El candidato se comprometió también durante su discurso a defender los intereses generales de los canarios si lograba convertirse en el presidente de Canarias, en especial de los más desfavorecidos, y a no estar sólo pendiente de las grandes infraestructuras, y criticó las prácticas corruptas de algunos partidos que conciben la política "como un objeto de negocio", lo que ha conducido a los ciudadanos hacia la desconfianza. Por ello, López Aguilar apostó por una nueva forma de hacer política, sin insultos ni descalificaciones, pidió "más decencia e integridad" a los responsables públicos y anunció que, si gobierna, lo hará con "manos limpias" y bajo "el imperio de la ley y la honestidad".

Tras dedicar algunos elogios hacia el ex ministro Jerónimo Saavedra, presente en el acto, López Aguilar reivindicó también la necesidad de defender la identidad canaria para que se convierta en una referencia de prestigio y no esa "idea empequeñecida" de lo canario que tienen los nacionalistas de CC, a quienes acusó de practicar el clientelismo para sacar rédito político. Las referencias a los nacionalistas canarios fueron constantes pues éstos son el enemigo a batir en las islas.

López Aguilar tiene previsto realizar a partir de mañana y junto al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, una gira de tres días por Senegal, Malí y Guinea-Bissau, tres países de donde procede buena parte de la inmigración irregular que llega a Canarias en cayucos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de octubre de 2006