Los dos primeros túneles de la M-30 junto al río se abrirán entre diciembre y enero

El subterráneo de la avenida de Portugal, que conecta el centro con la A-5, está casi listo

El túnel de la M-30 bajo el río, en sentido sur-norte, ya tiene forma: una enorme caja subterránea de seis kilómetros de longitud y tres carriles de tráfico, casi completamente excavada pero aún por asfaltar, iluminar y adecentar. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, la recorrió ayer y anunció que será abierta al tráfico "entre el 15 de diciembre y el 30 de enero", es decir, tres meses antes de lo comprometido. El otro túnel paralelo (sentido norte-sur) va algo más retrasado: no llegará, probablemente, hasta abril. Antes que ninguno -a mediados de diciembre- se inaugurará también el de la avenida de Portugal, que conecta la autovía de Extremadura y la M-30 a través de un subterráneo de dos kilómetros, dejando un bulevar en superficie.

Más información
Una consultora pide que las prisas no vayan en detrimento de la seguridad

Recorrer a velocidad de peatón la M-30 soterrada -dos túneles paralelos, de tres carriles cada uno y seis kilómetros de longitud entre el paseo del Marqués de Monistrol y el nudo Sur- es adentrarse en una larguísima carretera subterránea que parece no tener fin, con ramales, salidas de emergencia cada 100 metros y un gálibo altísimo que permitirá pasar a camiones y autobuses. El túnel sólo sale a superficie a la altura del estadio de fútbol Vicente Calderón: unos metros de luz natural y el coche vuelve a meter el morro en el horadado subsuelo.

El alcalde circuló ayer por esas modernas entrañas de Madrid acompañado por una veintena de periodistas, y aprovechó para anunciar que entre diciembre y enero los coches empezarán a circular -"en fases sucesivas"- por dos de los túneles: el de la avenida de Portugal -dos kilómetros de subterráneo que soterran literalmente el primer tramo de la carretera de Extremadura- y el sentido sur-norte del doble túnel bajo el río. El sentido norte-sur queda para abril.

Los tres túneles -los más emblemáticos y complejos de todo el proyecto de la M-30, junto al by-pass sur- costarán unos 1.400 millones de euros. Su inauguración pondrá fin a dos años de obras durante los cuales la M-30 junto al río se ha transformado en un rally de curvas sinuosas, una miniciudad de grúas y hormigoneras y el lugar de trabajo intensivo de 4.000 obreros.

"Estamos probablemente en la obra civil más importante que se está haciendo en la Unión Europea", sentenció el alcalde ante los micrófonos colocados en el túnel de la avenida de Portugal, el que va más avanzado de los tres. Lo escuchaba en primera fila el alcalde de Bucarest, Adriean Videanu, de visita en la atracción de la M-30. Alberto Ruiz-Gallardón, acompañado por la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, y el equipo técnico de la concejalía al completo, explicó que el 70% de las excavaciones está ejecutado y que en las próximas semanas los 4.000 trabajadores del subsuelo terminarán la faena.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después habrá que asfaltar, colocar la instalación eléctrica y hacerla funcionar, e instalar 476 cámaras de televisión, 559 semáforos, 204 señales y 505 postes de SOS. Serán, según aseguran los técnicos y el propio alcalde, "los túneles más seguros del mundo".

"Cuando esto haya terminado, Madrid será otra", afirmó Ruiz-Gallardón, antes de recordar las "muchas dificultades técnicas" con las que se ha topado el proyecto, solucionadas por ingenieros "formidables". El otro obstáculo lo han encarnado, dijo, "aquellos que nunca pensaron que esto se podría hacer ni compartieron la ambición de esta ciudad", en referencia a PSOE e IU.

UN RETO DE LA INGENIERÍA

-Un 'ejército' de 4.000 obreros construye desde abril de 2005 los tres túneles de la M-30 oeste

-Harán 'desaparecer' bajo tierra seis kilómetros de la M-30 y dos kilómetros de la avenida de Portugal

-Las losas que forman el techo de los túneles equivalen a la superficie de 56 campos de fútbol

-En las obras se han utilizado 218.000 toneladas de hierro, tantas como 25 torres Eiffel

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS