La compañía alemana E.ON pide a la CNMV que agilice el proceso de las OPA sobre Endesa

El grupo energético alemán E.ON ha solicitado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que acelere la tramitación del proceso de ofertas de compra sobre Endesa en bien de todas las partes. Fuentes de la firma alemana aseguran que la dilación del proceso podría resultar negativa para la imagen de los mercados de capitales españoles.

Los representantes de E.ON no ocultan cierta irritación por la lentitud con la que, en su opinión, discurre la oferta que lanzaron en febrero. La razón es simple: si algún otro inversor, admiten, tomara posiciones en Endesa como ha hecho Acciona, la operación se vendría abajo.

Los directivos de la compañía se lo han hecho saber directamente al presidente de la CNMV, Manuel Conthe, en un reciente encuentro. "Interesa a todos los colectivos que nos permitan seguir adelante lo antes posible", afirma el presidente de E.ON, Wulf Bernotat, en una declaración distribuida por la compañía. "Por tanto", prosigue, "esperamos tener pronto una resolución positiva del Ministerio de Industria y la autorización de la CNMV para que por fin puedan decidir los accionistas de Endesa". Pese a todo, Bernotat añade: "Estamos dispuestos a esperar todo lo que haga falta para conseguir el éxito final". La incomodidad de los directivos alemanes no sólo se refiere al tiempo transcurrido desde que presentaron su oferta, sino también al papel de los nuevos actores en el proceso.

Así, fuentes de E.ON aseguran que el papel del Banco Santander (partícipe en la financiación de prácticamente todas las recientes operaciones de compra en el sector energético) no sería posible en el sistema anglosajón por conflicto de intereses. Sin embargo, hay una decena de entidades que participan tanto en el crédito sindicado de Gas Natural como en el de E.ON, entre ellas varias alemanas.

Los gestores de E.ON consideran también un riesgo para sus planes la entrada de Acciona en el capital de Endesa. Fuentes del grupo alemán destacan que, sin buscar la confrontación, E.ON estará pendiente de cada paso del grupo constructor. Lo hará en España y en EE UU, donde ha demandado a Acciona por no proporcionar todos los datos de la operación al supervisor bursátil.

Dardos contra Acciona

Los dardos contra Acciona apenas se disimulan. En palabras de Bernotat "nuestra oferta en metálico beneficia a todos los accionistas de Endesa, grandes y pequeños y no puede compararse con las actuaciones de terceros que aspiran a una participación minoritaria que sólo beneficia a un número reducido de accionistas". Conscientes de la dureza de la pugna entre el Gobierno español y Bruselas a cuenta de las condiciones a la compra de Endesa, los responsables de E.ON tratan de apartarse de la batalla. En su opinión, la pelea responde a una cuestión de "principios" y no a ningún respaldo ilegítimo a E.ON, que, recalcan, "no es alemana, sino internacional".

Respecto a la investigación abierta por Bruselas sobre los poderes del Gobierno alemán en el grupo E.ON-Ruhrgas, los responsables de E.ON son rotundos: no existe acción de oro (poder de veto gubernamental) en la compañía y le es indiferente que se cambie la normativa alemana. En cualquier caso, explica Bernotat, "no es una decisión nuestra, sino del Gobierno alemán".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50