Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubert de Ventós dice que Maragall se va por tener una idea de España

Los congresos de los Premis Octubre concluyen con una conferencia del filósofo

Xavier Rubert de Ventós señaló ayer que la marcha de Pasqual Maragall responde a que el presidente de la Generalitat "quería acabar con la política de la queja", del victimismo, al mismo tiempo que ofrecía "una idea de España", de cómo debía ser España, lo que resultaba inaceptable. El filósofo cerró anoche los congresos del Premis Octubre, que hoy darán a conocer sus ganadores y su nueva sede, Octubre Centre de Cultura Contemporània.

"Curiosamente a Maragall se le criticaba por hablar mucho de España y España acepta que un catalán hable del nacionalismo catalán y de sus cosas, pero no que 'venga a decirnos cómo ha de ser España'. Pasó lo mismo con Miquel Roca. Hasta que propuso su operación reformista, era uno de los hombres con más prestigio", indicó. Minutos antes de la conferencia, Rubert de Ventós quiso dejar claro que no había escrito el preámbulo del Estatut de Catalunya, sino que había aportado ideas, de las que se han respetado algunas, "pocas". Tras pasar por el Congreso, el Estatut se ha quedado "como pasteurizado", dijo con ironía recordando que es "españolista", al igual que Maragall.

El filósofo puso en cuestión también el carácter "sagrado" de las fronteras europeas, trazadas por "la sangre de los soldados y el semen de los reyes", por guerras y bodas. Y se preguntó si "no es más democrática la autodeterminación" que esas fronteras sagradas del siglo XVII, por ejemplo.

En la sesión previa del Congrés de Pensament de los Octubre, la profesora de la Universidad de Londres, Montserrat Guibernau, ha analizado el fenómeno de la inmigración y ha asegurado que es necesario "el control del acceso de los inmigrantes" y que esto no es debate que se plantea entre la derecha y la izquierda. Señaló que el impacto de la inmigración depende de cinco aspectos: el número; el nivel de educación; el grado de proximidad cultural; la percepción del inmigrante sobre el país de acogida y los recursos en sanidad y educación de éste. Dijo que el modelo multicultural del Reino Unido está en crisis por los atentados de Londres y que el "radicalismo" multicultural genera comunidades separadas, según recogen las notas de los Octubre. Añadió que Cataluña depende más que nunca de Madrid porque no regula la política migratoria, entre otras razones y que en las elecciones del 1 de noviembre sólo compiten dos modelos, el del PP y el del PSOE".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006