Jordi Pujol explicará sus memorias en tres tomos que sumarán 900 páginas

Un periodista de confianza ayudará al ex presidente con los libros

Jordi Pujol hará, por fin, memoria. Y mucha: mezclando recuerdos políticos y personales, serán tres tomos de 300 páginas cada uno, que no escribirá directamente y cuya primera entrega llegará a las librerías en las navidades de 2007. Las múltiples presiones recibidas para que las abordara desde que dejó la Generalitat -entre ellas, las de los editores de Proa, del grupo Enciclopèdia Catalana-, así como el hallazgo de un colaborador de su confianza, el periodista Manuel Cuyàs, han llevado al ex presidente a aceptar ahora el envite.

"Haré de amanuense, sólo daré forma y proporción a lo que me diga él, por eso estarán escritas en primera persona", aseguró ayer Cuyàs (Mataró, 1952), adjunto a la dirección de la edición barcelonesa del diario El Punt, que hace apenas un mes y medio recibió de Pujol la propuesta de colaboración. Cuyàs ganó su confianza tras la realización, en 2003, de una serie de entrevistas a personajes cercanos al aún entonces presidente, ante su inminente abandono de la política activa. De esa experiencia, a raíz de la cual Pujol, interesado, contactó con el autor a media realización, nació también el libro 20 i Jordi Pujol: persones que l'han conegut (Eumo).

El periodista y el ex presidente ya han fijado un calendario de trabajo, que incluirá por un par de encuentros semanales en el despacho que Pujol tiene en el paseo de Gràcia de Barcelona. La editorial ha puesto a disposición de ambos un documentalista para agilizar al máximo la producción de una obra que se quiere completa y editada, bajo el sello de Edicions Proa, a finales de 2008.

Pujol, apasionado de la lectura y que ha escrito cinco libros, entre ellos La immigració, problema i esperança de Catalunya (1964), Des dels turons a l'altra banda del riu (1978) y Construir Catalunya (1979), ha ido dejando un rastro autobiográfico en sus textos y discursos. Unas pistas, según Cuyàs, que aumentaron en los últimos tiempos y que, en su opinión, demostrarían su actual predisposición a explicar su vida y su experiencia política. Sin embargo, ahora no quiere coger la pluma. Isidor Cónsul, director literario de Enciclopèdia Catalana, justificó ayer este hecho aduciendo que "Pujol quiere seguir haciendo cosas, mantiene una actividad frenética; si no se hace así, no se hará nunca". En su opinión, el hallazgo de Cuyàs, "un hombre de su absoluta confianza", ha sido capital para que el ex presidente se decidiera.

"Nunca me ha preguntado de qué partido político soy", afirmó el periodista de El Punt para poner el encargo en el ámbito estrictamente profesional. En esa línea, la editorial, que ha firmado con Pujol "un contrato como autor", ha pactado directamente con él la estructura de los tres tomos, el primero de los cuales arrancará con sus años de infancia y juventud, y abordará su etapa de lucha política clandestina, la creación de empresas para "fer país" y su experiencia en prisión (1960- 1962). Ese episodio, sobre el que Pujol ha sido siempre parco, y su visión sobre la crisis de Banca Catalana (1984) son dos de los llamativos contenidos que los editores esperan que el ex presidente aborde sin tapujos.

Entre políticos ágrafos

La opción de Jordi Pujol de delegar la escritura de sus memorias quizá dificulte que puedan alcanzar momentos tan sentidos como los que ofrece el primero de los tres tomos de memorias de guerra de Carles de Gaulle: "A quarante-neuf ans, j'entrais l'aventure, comme un homme que le destin jetait hors de toutes séries". De Gaulle trabajó solo en esos textos, con algún colaborador. Winston Churchill, para las suyas, ya movilizó a 60 personas. Aun por periodista interpuesto, las memorias de Pujol serán casi excepción entre los mandatarios catalanes: ni Macià, ni Companys, ni Irla dejaron nada. JosepTarradellas, un insulso Ja sóc aquí, record d'un retorn. Memorias autógrafas y de altura sólo lo son las de intelectuales pasados a políticos, como Carles Pi i Sunyer, consejero republicano y alcalde de Barcelona, el abogado y político Amadeu Hurtado, y más recientemente, el arquitecto y concejal Oriol Bohigas. En España, ni Suárez ni González dejaron rastro. Sólo Calvo Sotelo y un texto inclasificable de Aznar. Y a años luz de todos ellos, por tiempo y calidad, los diarios de Azaña.

Sobre la firma

Carles Geli

Es periodista de la sección de Cultura en Barcelona, especializado en el sector editorial. Coordina el suplemento ‘Quadern’ del diario. Es coautor de los libros ‘Las tres vidas de Destino’, ‘Mirador, la Catalunya impossible’ y ‘El mundo según Manuel Vázquez Montalbán’. Profesor de periodismo, trabajó en ‘Diari de Barcelona’ y ‘El Periódico’.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS