Intimidad y derechos de autor limitan la expansión de esta moda

La moda del mashup, a la que se augura un gran futuro, chocará en su expansión con los límites que imponen los derechos de autor de los contenidos, la intimidad, y la propiedad de las herramientas informáticas.

Los pioneros del mashup en España reconocen que tiene aún puntos oscuros. Julián Martínez, de Adoos, opina: "Lo malo es que exigen más recursos, tanto a nuestros usuarios -ya que a una conexión telefónica normal le costará bastante tiempo mostrar los mapas con toda la información- como a nuestro sistema, que debe soportar más de dos millones de usuarios y un mashup muy interactivo".

Rogelio Bernal, de eListas, teme por la propiedad intelectual: "Un mashup combina dos o más propiedades intelectuales para crear una tercera. Por ejemplo, tú subes una foto a Flickr. Flickr ofrece una aplicación para que la gente cree mashups. De repente, aparece tu foto en uno de ellos. ¿Y si alguien en el proceso intenta obtener beneficios económicos? ¿Y si a mí me parece bien que la gente cree mashups en Flickr, donde aparezca mi foto, pero me opongo a que alguien se lucre con ello? Conforme se desarrolle más el fenómeno, estas situaciones pueden complicarse".

Más información

José Antonio del Moral, de Alianzo, ve otro riesgo, la dependencia. "Hoy en día Google nos permite usar sus mapas hasta ciertos límites, que son unas 10.000 cargas diarias. Pero, ¿qué sucedería si mañana decide cortar el grifo?". Afortunadamente, no sólo Google tiene herramientas para el mashup. Yahoo! o Microsoft son muy populares también.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50