Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Confederación Hidrográfica halla 289 pozos ilegales en dos años

En la región hay 19.000 zonas irregulares de extracción de agua, calculan los inspectores

La Confederación Hidrográfica del Tajo ha hallado 289 pozos ilegales desde que en 2005 comenzó una campaña de inspecciones. Las últimas extracciones irregulares detectadas han sido cinco en el polígono de Valdonaire, en Humanes. Medio Ambiente ha negociado con los responsables de estas industrias su clausura progresiva una vez que se vayan conectando a la red del Canal de Isabel II. En estos dos años, la Confederación ha decidido cerrar nueve pozos (seis en zonas urbanas y tres en campos de golf) y ha realizado un total de 803 inspecciones. Se calcula que en la región hay 19.000.

Estas actuaciones, según un portavoz de la Confederación, se enmarcan en la política de estricta vigilancia en el consumo ilegal de agua ante la sequía que sufre la región de Madrid.

Cada año son extraídos unos 70 hectómetros cúbicos de agua (lo que la región consume en un mes) de los casi 19.000 pozos irregulares que hay en la Comunidad, según la Confederación Hidrográfica del Tajo.

El control ha corrido a cargo de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y de los inspectores de la propia Confederación Hidrográfica. Las inspecciones realizadas en estos casi dos años ascienden a 803 (617 realizadas por el Seprona y 186 por la patrulla fluvial).

Estos trabajos han permitido abrir 289 expedientes sancionadores y clausurar nueve pozos, de los que se calcula se obtenían cerca de tres millones de metros cúbicos de agua al año.

En la región hay otros 4.400 pozos que cuentan con la concesión del Ministerio de Medio Ambiente. La Comunidad se asienta sobre un acuífero subterráneo de tres billones de litros de capacidad. Sin embargo, las últimas inspecciones han descubierto importantes descensos en algunos puntos, así como zonas contaminadas.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, José María Macías Márquez, dio orden de intervenir contra las extracciones ilegales de agua ante la fuerte sequía que sufre la cuenca central de la Península.

Campos de golf

Las últimas extracciones ilegales detectadas por los inspectores se hallan en el polígono de Valdonaire en Humanes. Allí se han encontrado cinco pozos que suministraban agua a todas las industrias. Los propietarios de estas empresas han acordado con la Confederación Hidrográfica su clausura progresiva una vez se vayan enganchando por fases a la red del Canal de Isabel II y legalicen su situación.

Los tres primeros pozos precintados se hallan en campos de golf: RACE (San Sebastián de los Reyes), Club del Olivar de la Hinojosa (Madrid) y Villanueva de la Cañada. De los 29 campos que hay en la Comunidad de Madrid, 14 tienen abiertos expedientes sancionadores. También se han cerrado cuatro pozos más en los cascos urbanos de Las Rozas, Pozuelo y Boadilla del Monte.

En Madrid capital se precintó otro descubierto en los antiguos terrenos de la Ciudad Deportiva del Real Madrid, donde en la actualidad se construyen cuatro rascacielos. Todo parece indicar que este pozo sirvió para regar los campos de fútbol del equipo madridista y posteriormente por una de las constructoras que está haciendo uno de los edificios.

Además, la Confederación Hidrográfica del Tajo ha cerrado un pozo ilegal en el polígono industrial de Arroyomolinos que suministraba agua a 110 empresas. Los técnicos calculan que esta instalación se utilizaba desde el año 2001 y que de ella se obtenía un millón de metros cúbicos al año, lo que supone un fraude estimado en nueve millones de euros.

Las sospechas de que en el polígono industrial de Arroyomolinos había una instalación ilegal comenzaron cuando los técnicos de la Confederación Hidrográfica del Tajo comprobaron que las 110 empresas instaladas en esta zona se habían dado de baja en la red del Canal de Isabel II en 2001. Al inspeccionar las industrias, los técnicos comprobaron que efectivamente allí se encontraba un gran pozo de 200 metros que suministraba agua a todo el área. La extracción contaba con un motor y con las canalizaciones correspondientes.

Los expertos calculan que de esta instalación se obtenía un millón de metros cúbicos al año, lo mismo que la Comunidad de Madrid consume en un día. El pozo, según los informes oficiales, tiene una antigüedad de, al menos, 30 años, aunque sólo hay constancia de que se utilizara desde 2001. La extracción fue inicialmente propiedad de la Cámara de Comercio, aunque en el momento de ser clausurada dependía directamente de la comunidad de industrias de este polígono. Según fuentes de la Confederación Hidrográfica, los propietarios intentaron legalizar el pozo pero no fue posible.

También fue descubierto otro pozo en Alcobendas, junto al supermercado Carrefour. "Con el agua que sacaban regaban el césped que tienen y las zonas ajardinadas", señaló un portavoz de la Confederación. Como en los casos precedentes, los inspectores levantaron un expediente que culminará, previsiblemente, con una multa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2006