Elecciones legislativas en EE UU

Los líderes latinos quieren que cunda el ejemplo

En la lucha por ayudar a los inmigrantes latinos en Estados Unidos hay no sólo políticos como el alcalde de National City, sino también los llamados activistas, líderes latinos que muchas veces son los que están detrás de las grandes iniciativas en pro de los derechos de los inmigrantes. O los que están en la trinchera cuando es la hora de dar la batalla pública contra los grupos anti-inmigrantes como los Minutemen.

En esta parte de la frontera californiana -Chula Vista está a 10 minutos de la frontera entre Estados Unidos y México-, Enrique Morones es una de las figuras más reconocidas. Hace unos días por ejemplo, Morones encabezó un grupo de activistas que se presentó ante el concejo municipal de National City para apoyar la proclamación de santuario.

"Hoy que ya conseguimos lo de National City vamos ir a otras ciudades", aseguró Morones en una pausa de su programa de radio en el cual el tema más común es la lucha por los derechos de los inmigrantes -y los ataques de que éstos son objeto-. "National City es un gran ejemplo, muestra que en lugar de reaccionar ante lo que hagan los grupos caza-migrantes debemos tomar la iniciativa".

A diferencia de los políticos latinos demócratas, quienes deben cuidarse sus espaldas y no mostrarse abiertamente a favor de los inmigrantes ante el temor de perder votos de anglosajones, los activistas como Morones están libres de actuar. "En el movimiento estamos orgullosos de ser latinos y nunca dejaremos de luchar porque se respeten los derechos y la dignidad de los inmigrantes", añadió Morones.

Morones desafía el molde tradicional del activista latino: hasta hace unos años atrás era vicepresidente de marketing del equipo profesional de béisbol Padres de San Diego. Soltero, de 49 años y metido de cabeza en el movimiento pro inmigrante, Morones tiene una agenda intensa. Un día puede estar de visita en la capital de México o hablar con la Comisión de Derechos Humanos, otro día Morones puede ser solicitado en Tijuana -para que entrevistarse con el subcomandante Marcos quien pasaba por la ciudad fronteriza- o entre él público en un consejo municipal de alguna ciudad de California dando la batalla en contra o a favor de alguna ley de inmigración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50