Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Tabernero recoge la magia y la energía de 150 ilustradores en un catálogo

El editor y director gráfico presenta el balance de 36 años de trabajo en la publicación

"Like a bird on a wire / Like a drunk in a midnight choir / I have tried in my way to be free" (Como un pájaro en el alambre / Como un borracho en un coro de medianoche / He intentado a mi manera ser libre). Estos tres versos mágicos del cantante y escritor Leonard Cohen revolotearon insistentes por la cabeza del editor y director gráfico Pedro Tabernero en 1969. "Algo me dijo que aquello era una señal", confiesa Tabernero, que ha publicado recientemente un catálogo para hacer balance de sus 36 años de trabajo en la edición gráfica.

La ilustración y la imagen forman el terreno por el que se ha paseado Tabernero (Sevilla, 1951) entre bambalinas. Su oficio es el de concertar voluntades y convertir en realidad lo que es una idea o un anhelo. El catálogo, titulado Tras la imagen, se integra con una exposición organizada por la Diputación Provincial de Cuenca y el King Juan Carlos I of Spain Center, de la Universidad de Nueva York, en colaboración con el Instituto Cervantes.

"Es una exposición sobre mi trabajo a lo largo de 36 años. Representa a 150 autores y 18 países. La muestra estuvo en Cuenca hasta el 15 de octubre. La exposición estará en Nueva York entre el 4 de diciembre y el 12 de enero. En concreto, en el King Juan Carlos I of Spain Center", dice Tabernero. "Este catálogo supone una reivindicación de la ilustración y del diseño, pero básicamente de la ilustración", resume.

Los artistas e ilustradores con los que ha trabajado Tabernero componen una nómina de lujo, un grupo en el que destellan los nombres que han hecho de la ilustración de libros y revistas o del dibujo de tebeos y cómics un compendio de energía y belleza. El catálogo tiene, pues, la calidad del libro que resume una actividad y una época.

Selección

Entre los reunidos destacan Alfredo Alcaín; Horacio Altuna; Kim; Jesús Blasco; Micharmut; Alberto y Enrique Breccia; Max; Julio Caro Baroja; Alberto Corazón; Javier de Juan; Francisco Ibáñez; Carlos Killian; Jan; Nazario; Mingote; El Roto; Ceesepe; Máximo; Carlos y Antonio Saura; Daniel Torres; Víctor de la Fuente; El Cubri; Equipo Crónica; Alfonso Font; Miguel Ángel Gallardo; Daniel Gil; Eduardo Úrculo; Manuel Vázquez; Fernando Zóbel; Diego Gadir; Juan Giménez; Jean Giraud, Moebius; Milton Glaser; Chumy Chúmez; y, last but not least, Antonio Hernández Palacios. En fin, toda una selección que ha hecho soñar a generaciones enteras. El catálogo recoge algunas de sus obras a lo largo de medio millar de páginas de una energía expresiva difícil de olvidar.

"Hay una reivindicación en el catálogo de que todo se parece y todo es distinto, de que todo tiene una cierta conexión porque la persona que lo ha editado o dirigido es la misma. La totalidad de lo que hay en el libro está hecho a mano. Reivindico mi papel de director de orquesta en el tema gráfico y en la creación directa en el papel. Reivindico, incluso, que el director gráfico forma parte de la creación del producto. Reivindico mi papel de autor", comenta Tabernero.

"Una de las cosas más llamativas del catálogo es cómo autores acostumbrados a una línea hacen otra cosa. Parte de mi trabajo ha sido ver sus posibilidades, aportarles sugerencias... Han trabajado en direcciones distintas de las habituales por indicación mía. He buscado que haya una coherencia en la obra que he hecho. No he trabajado nunca presionado por las audiencias -es decir, por el público- ni por el éxito. Y eso me ha permitido ser bastante más libre", señala Tabernero.

"Me encanta trabajar con la interrelación de las artes. Todas las artes están interconectadas. La ilustración es una de las artes. A veces, se confunde con la pintura; y, a veces, se confunde con el diseño gráfico y los cómics", concluye el editor.

Unas palabras de Tabernero con la música de Leonard Cohen como fondo sonoro enlazan con su trabajo. "Es éste un oficio tal vez sin más explicaciones que ésa: la emoción de contemplar el vacío, la de sentirte un equilibrista, un pájaro en el alambre", escribió Tabernero en una ocasión con el deseo de seguir con su pasión muchos años más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de octubre de 2006