Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENRIQUE IGLESIAS | Secretario general iberoamericano

"América Latina no crece lo suficiente para resolver sus problemas"

América Latina no resolverá sus problemas fundamentales, entre ellos, la abismal desigualdad en la distribución de los ingresos y una pobreza cercana al 50% de sus habitantes, mientras no aumente su crecimiento económico, según subraya Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano. La región creció cerca de cinco puntos en los últimos tres años, gracias a sus exportaciones hacia Asia, y este año alcanzará el 4,8%, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para prosperar más, debe hacerlo por encima de los siete puntos, de acuerdo con los expertos. "No hay democracia que viva con grandes niveles de pobreza", advierte Iglesias.

El titular de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), que rendirá su primer informe en la XVI Cumbre de Iberoamericana, a principios de noviembre en Montevideo (Uruguay), es un católico progresista, socialdemócrata y experto en economía. "América Latina debe tomar conciencia de que crece poco y de que deberíamos crecer mucho más, aunque estamos contentos porque crecemos mucho más que en las últimas décadas, pero no lo suficiente", señala Iglesias, de 75 años, que ha sido ministro de relaciones exteriores de Uruguay y presidente del Banco Interamericano de Desarrollo durante 17 años.

"Hay un proyecto muy ambicioso, un convenio de Seguridad Social en América Latina"

"Tenemos situaciones de insatisfacción social grande, sobre todo en las clases medias"

El secretario general iberoamericano, en funciones desde la cumbre de Salamanca, el pasado año, acude a la cita de Montevideo con iniciativas culturales, "el lubricante que permite todo lo demás", y proyectos ya perfilados, "tratando de mostrar que entre cumbre y cumbre se hacen cosas". El eje central de las reuniones será Migraciones y Desarrollo. "Hay muchos puntos de consenso sobre ese asunto". Los flujos migratorios continuarán en tanto las economías latinoamericanas no creen empleo. No lo harán sin inversión y créditos. Los gobernantes abordarán en Montevideo la necesaria expansión de los servicios financieros. El crédito ronda en América Latina el 30% del PIB, cuando en España, y en Europa en su conjunto, supera el 100%. "Hay que profundizar el crédito a las pequeñas y medianas empresas, que son el 95% del total latinoamericano. Es un factor muy importante de desarrollo que debemos impulsar".

Para ello, y para avanzar en el desarrollo bancario de Latinoamérica y forjar asociaciones empresariales, se sucedieron reuniones de la Segib con ministros de Economía, bancos centrales y empresarios: "Hay un proyecto muy ambicioso que es un convenio de Seguridad Social en América Latina, que les daría a los inmigrantes un apoyo inmenso porque podrían hacer traslado de sus fondos de un lado a otro. Está muy bien encaminado, con mucho apoyo. Sería un paso histórico". La cuestión migratoria es capital. Pero no se trata sólo de la emigración de América Latina hacia España. "Tenemos más de tres millones de inmigrantes que están dando vueltas dentro del espacio latinoamericano".

Gente cercana a Enrique Iglesias, uruguayo nacido en Asturias, asegura que no le gustan ni los populismos ni los nacionalismos, y que "el problema indigenista", en su opinión, responde más a la desigualdad, a la exclusión social y a la pobreza que a planteamientos ideológicos. ¿Y el populismo del presidente Hugo Chávez? "Usted comprende muy bien que yo no soy juez de ningún gobierno. No puedo serlo ni debo serlo, porque nuestra función no es generar abismos, sino puentes". Iglesias piensa que las tendencias populistas han existido siempre pero que, en este momento, el desafío consiste en aprovechar bien la abundancia extraordinaria de recursos que llegan a América Latina como resultado de los altos precios del petróleo y de las materias primas exportadas por América Latina a Asia, fundamentalmente a China.

Los vicios latinoamericanos son numerosos. Incluyen el despilfarro de las erráticas bonanzas, y la exclusión de sus beneficios de los sectores sociales más vulnerables. "Hay un tema en el que yo insisto mucho, que es la distribución del ingreso, que comprende a todos los demás. En el fondo, la pobreza es un capítulo importante de la mala distribución del ingreso. Ahí es donde América Latina tiene el gran déficit y el gran desafío", señala. La mala distribución perjudica el crecimiento, corrompe y quiebra el tejido social y causa insatisfacciones. "Tenemos hoy en América Latina situaciones de insatisfacción social grande, sobre todo en las clases medias. En el fondo, a diferencia de otras épocas, son fundamentalmente crisis de clases medias insatisfechas".

Las soluciones pasan por el reforzamiento del Estado de derecho. "Hay que tener una seguridad jurídica muy grande, porque la competencia que hay en el mundo por inversiones es muy grande. Asia es un formidable competidor". La consolidación del sistema judicial es prioritaria. "Es cierto que hay grandes problemas, que no crecemos al ritmo que debemos crecer y que no hemos resuelto los problemas sociales con la urgencia que reclaman, pero también la opinión pública latinoamericana se manifiesta críticamente como nunca en América Latina. Hay un dinamismo desconocido. La conciencia de los problemas es el punto de partida de las soluciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de octubre de 2006