El futuro de Cataluña

Ayudas al pago del alquiler en función de los ingresos

Las ayudas públicas al pago del alquiler han tenido en cuenta, sobre todo, los ingresos de las familias. Y, dentro de las bolsas de ayuda al alquiler, se ha priorizado atender a dos colectivos, considerando el encarecimiento de la vivienda: los mayores de 65 años y los menores de 35.

Los jóvenes obtuvieron el año pasado un total de 316 ayudas para el pago del alquiler de una vivienda. Y esta cifra ha aumentado en 1.220 más en lo que va de 2006, hasta situarse en un total de 1.536. La ayuda media recibida es de 1.377 euros anuales.

Por edades, el principal grupo de beneficiarios ha sido el de los menores de 35 años, que suponen el 30% del total, seguido por el de los mayores de 65 años, que suponen el 29% de las ayudas totales. Esto no significa que el 30% del dinero presupuestado (14 millones de euros) fuera para los jóvenes (2,1 millones), ya que la mayor parte de las ayudas son concedidas con criterios sociales (10,3 millones), al margen de la edad de lo beneficiarios.

El alquiler era una de las asignaturas pendientes en la política de vivienda pública en Cataluña. Y, en esta línea, la mitad de las 34.483 viviendas que se habían iniciado el pasado 31 de agosto son de alquiler. Además, se ha establecido una política de ayudas para familias con escasos recursos. En 2005 se beneficiaron de ellas 2.153 familias, la inmensa mayoría repitió en 2006, y se concedieron 7.046 ayudas más, lo que hace que haya 9.199 viviendas de alquiler que reciben ayuda del Gobierno catalán. La dotación del primer año fue de 3,28 millones de euros. La de éste, 14 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de octubre de 2006.