Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Cataluña

Carod reclama que la Generalitat pueda convocar referendos de autodeterminación

Coherente con su convicción de que la vía del Estatuto de Autonomía y del federalismo está cegada en España, Esquerra Republicana (ERC) ha decidido emprender la reclamación directa de la independencia mediante la convocatoria de referendos. El líder del partido, Josep Lluís Carod, abrió ayer esta nueva fase exigiendo el reconocimiento del derecho de la Generalitat a convocar consultas populares y referendos "también sobre el derecho de autodeterminación".

Carod planteó esta cuestión en la intervención con que iniciaba anoche la campaña electoral. En el recinto de La Farga, en L'Hospitalet de Llobregat, localidad escogida para lanzar un guiño a los electores de origen no catalán, Carod lanzó una desafiante pregunta a sus rivales de CiU y PSC con la que quería marcar la diferencia que le separa de ambos: "¿Reconocen Mas y Montilla este derecho?"

Los republicanos pretenden seguir el ejemplo de los independentistas de Quebec, que han reclamado y conseguido que se celebraran referendos sobre la independencia, aunque no los han ganado. La capacidad de la Generalitat para convocarlos fue uno de los recortes a la baja en la reforma del Estatuto.

Pactar con todos

No fue el único asunto sacado a colación por Carod en la apertura de la campaña. Destacó también el interés de su partido en llegar a grandes "acuerdos nacionales" con todos los partidos catalanes sobre asuntos que calificó como de "interés básico" de Cataluña -más allá de las alianzas-, como la inmigración o las grandes infraestructuras, que a menudo generan agudas confrontaciones entre partidos.

Con la combinación de estos dos tipos de propuestas, Esquerra persigue detener la pérdida de votos que los sondeos auguran. Por una parte, con la reclamación de la independencia intenta atraerse a los sectores más radicales y a algunos segmentos juveniles que pueden sentirse tentados por la abstención. Y, por otra, intenta mostrar una imagen de partido de Gobierno, capaz de moderarse hasta el extremo de buscar acuerdos con todos los partidos sobre los grandes problemas del país.

Esta línea es la que ha adoptado también para responder al ataque de CiU a los tres partidos de la izquierda con el DVD que presenta la formación del Gobierno de Pasqual Maragall como una conspiración que arrebató la presdiencia de la Generalitat a CiU.

El azar ha querido que el inicio oficial de la campaña coincidiera con el aniversario del fusilamiento en 1940 del que fue presidente de la Generalitat Lluís Companys, que fue también líder de Esquerra Republicana. Encabezada por Carod, la dirección de ERC protagonizó en la alborada de ayer una procesión con antorchas hasta el castillo de Montjuïc, donde Companys fue fusilado. Y a mediodía, acudió al Fossar de la Pedrera a depositar una ofrenda floral en su tumba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de octubre de 2006