Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores cree que la detenida en Cancún fue víctima de un montaje

La mujer declara que sólo vio las armas de su equipaje en una foto que le mostró la policía

España realiza intensas gestiones diplomáticas en México para lograr la libertad de la turista gallega Ana María Ríos, detenida el domingo en el aeropuerto internacional de Cancún, acusada de transportar en su maleta cartuchos, casquillos y un detonador. El cónsul honorario en Cancún advirtió de que tras obtener la liberación de la joven pedirá una investigación de lo ocurrido.

El cónsul general de España, Herminio Morales, y el comisario Jesús Espigares, viajaron el miércoles desde Ciudad de México para apoyar la labor de la defensa. También llegó a Cancún procedente de España la madre, que pidió pasar la noche junto a su hija encarcelada.

Cada día hay menos dudas de la inocencia de la detenida. No sólo el personal diplomático español destacado en México asegura que todo es un montaje, sino que hasta el director de la cárcel de Cancún, Juvenal Reyes Marrufo, donde está recluida la joven, declara que cree en la inocencia de Ana María Ríos. La autoridad penitenciaria tuvo el detalle de mantener a la española en un área separada de las demás internas. La estrategia del abogado defensor, José Álvaro Alcocer, es lograr que la joven salga de prisión sin cargos, habida cuenta de la ausencia de pruebas en su contra.

Antes de ingresar en prisión, la detenida ratificó en el Juzgado que nunca había adquirido ni tuvo contacto alguno con los cartuchos y el presunto artefacto explosivo. Aseguró que nunca abrieron la maleta en su presencia y que sólo vio dicho material en una fotografía que le mostraron agentes de la Policía Federal Preventiva. Sin embargo, un dictamen del Ministerio de Defensa mexicano acusa a Ríos de violar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, lo que se considera un delito grave.

Fue trasladada a la cárcel esposada y fuertemente escoltada. El abogado solicitó la ampliación del plazo legal de 144 horas, que vence el martes próximo, para aportar pruebas a favor de cliente. El cónsul honorario español en Cancún, Javier Marañón, reivindicó una y otra vez la inocencia de Ríos, que trabajaba como peluquera en la localidad pontevedresa de Arcade, y pasaba su luna de miel con su esposo, Marcos Dasilva, en la Riviera Maya. "Hay que investigar para despejar sospechas", insistió Marañón.

El diario local Quequi, de Quintana Roo, tituló: "Aeropuerto del terror". "Se cuela droga, armas, explosivos y dinero ilícito". Y en un relato digno de novela negra, asegura que "el activo tráfico de drogas, armas, municiones, dinero de procedencia ilícita, explosivos y sobre todo la siembra de delitos contra turistas en los últimos días, han encendido los focos rojos en el Aeropuerto Internacional de Cancún, al grado de convertirlo en una terminal de miedo, sin descartarse que células de las bandas criminales estén infiltradas entre los cuerpos de seguridad y documentación de equipaje de aerolíneas". Antecedentes no faltan para alimentar las sospechas. El 19 de septiembre, la periodista argentina Alejandra Rey, fue detenida porque supuestamente llevaba 44 kilos de cocaína en su equipaje. Poco después fue liberada al comprobarse que era inocente y que alguien puso la droga en la maleta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 2006