Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero presiona a Bono para que vuelva a la política en las elecciones generales

El ex ministro descarta ser candidato a alcalde de Madrid pese a la insistencia del presidente

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha estrechado el cerco en torno a su ex ministro de Defensa José Bono para que regrese pronto a la política.Si bien el ex presidente de Castilla-La Mancha le ha advertido de que "las circunstancias hacen imposible" que acceda a ser candidato a alcalde de Madrid, Zapatero cree que le convencerá para que se presente a las próximas elecciones al Congreso de los Diputados, previstas para 2008. El ex ministro señaló cuando dejó el Ejecutivo que sólo volvería a la política "a petición del presidente del Gobierno".

Apenas han pasado seis meses desde que José Bono, de 56 años, salió del Gobierno y anunció su retirada de la vida pública por tiempo indefinido. Pero durante todo este tiempo no ha permanecido al margen de la política, entre otras cosas porque José Luis Rodríguez Zapatero mantiene con él una relación estrecha y constante, en la que siempre está presente su insistencia para que vuelva a la política y desempeñe un puesto importante.

Pero Zapatero tiene un esquema que se verá alterado por la negativa de Bono a disputar la alcaldía de Madrid en 2007. En un momento en el que el PSOE tiene que designar a su cabeza de lista para el Ayuntamiento de la capital -y surgen críticas en el seno del partido por el retraso en el anuncio-, Zapatero cree que Bono es un político con grandes posibilidades de arrebatar la alcaldía a Alberto Ruiz-Gallardón. Y le ha pedido, directamente y a través de amigos, que lo intente.

Las expectativas de éxito con Bono como candidato las comparte el máximo dirigente de los socialistas madrileños, Rafael Simancas. Tanto éste como Zapatero consideran también a Javier Solana, Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, como otro de los candidatos "potentes" de los que el presidente ha hablado en diferentes ocasiones. En el caso de Bono, "las circunstancias lo hacen imposible", según han indicado fuentes de su entorno. No se ve de alcalde de Madrid porque no es de esta ciudad, argumentan, y señalan que seis meses alejado de la política es todavía poco tiempo para retornar a la vida pública.

Tirón electoral

El jefe del Ejecutivo pretendía que Bono fuera candidato a alcalde de Madrid y un año después, cabeza de lista al Congreso por una provincia de Castilla-La Mancha. Ambos puestos son compatibles, tanto si fuera alcalde como concejal.

Zapatero ha mantenido con Bono, desde que éste dimitió como ministro de Defensa el pasado abril, una relación continua y con tintes no solo políticos, sino también amistosos, según personas del entorno de ambos. Cuando anunció su marcha, el jefe del Ejecutivo advirtió: "Si él quisiera, no se iría. Me encargaré personalmente de que su retirada de la política no sea definitiva". Poco después, Zapatero empezó a conversar con Bono para convencerle de que pugnara por ser alcalde de Madrid. El ex ministro hizo pública al mismo tiempo, el pasado septiembre, la oferta que había recibido y su rechazo.

Destacados dirigentes socialistas resaltan que los hechos han desmentido que Bono dejase la política por discrepancias con el núcleo central del proyecto político de Zapatero. Y añaden que si el PSOE tuviera respaldo suficiente en el Congreso surgido de las próximas elecciones, Zapatero tendría en cuenta a Bono para que ocupase la presidencia de la Cámara, uno de los principales cargos institucionales del Estado.

Las fuentes consultadas aseguran que Zapatero y Bono han abordado con detalle este proyecto. En el entorno de Bono sólo se añade que éste ya anunció que volvería a la política si "el presidente del Gobierno se lo pide". Y ya lo ha hecho.

Decidir bajo presión

"Queremos a María Teresa Fernández de la Vega, pero el presidente ha dicho rotundamente que a la vicepresidenta ni mencionarla, y que el asunto está zanjado". Esa expresión del deseo de ver convertida en candidata a alcaldesa de Madrid a la vicepresidenta del Gobierno refleja el sentir general de la mayoría de los socialistas madrileños, según varios de sus dirigentes. Pero José Luis Rodríguez Zapatero ha dado un no rotundo y, además, ha pedido que no vuelva a plantearse el asunto.

Los dirigentes del PSOE de Madrid han acatado esa petición, pero eso no impide que sigan mencionando a Fernández de la Vega como una gran candidata a la alcaldía.

A los socialistas madrileños se les nota mucho su simpatía por la vicepresidenta del Gobierno. Así ocurrió el pasado sábado en Fuenlabrada, donde recibió de la Fundación Instituto de Cultura del Sur el Premio Tomás y Valiente. El rector de la Universidad Carlos III, Gregorio Peces-Barba, anterior galardonado, fue quien le hizo entrega del premio. Y al acto acudieron el líder de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, la plana mayor de su partido y muchos de los alcaldes socialistas de la región.

Si bien Zapatero no va a prescindir de su vicepresidenta, los socialistas madrileños mantienen la aspiración de poner a un peso pesado al frente de su lista para la alcaldía de la capital. "Los grandes nombres, José Bono y Javier Solana, no están descartados", señalan conocedores de las gestiones del presidente del Gobierno. Pero también se trabaja en otro perfil de candidatos "menos espectacular", y con "mucha calma".

Las fuentes consultadas señalan que la mala imagen que proyecta no haber designado ya candidato no va a alterar los planes de Zapatero. Estos interlocutores le han escuchado decir que "la presión" no va a manejar su tiempo político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de octubre de 2006

Más información