Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez exculpa a un árabe canadiense de terrorismo tras ser torturado en Siria

La policía canadiense identificó erróneamente a un ingeniero en informática como un extremista islámico de Ottawa, lo que provocó que Estados Unidos lo trasladara a Siria, donde supuestamente fue torturado, según un informe oficial divulgado ayer. Maher Arar, de 36 años, fue deportado por Estados Unidos a Siria en 2002 porque Washington sospechaba que tenía lazos con la red terrorista Al Qaeda.

El canadiense de origen sirio subrayó en varias ocasiones que fue torturado durante el año que pasó en cárceles de Damasco. "Puedo afirmar categóricamente que no hay ninguna prueba que indique que el señor Arar cometiera alguna ofensa o que sus actividades constituyan una amenaza para la seguridad de Canadá", concluye el informe encargado por el juez canadiense Dennis O'Connor, quien en 2004 ordenó investigar lo ocurrido.

Además, el informe califica la aportación de información "inexacta" por parte de las fuerzas de seguridad de "totalmente inaceptable". El estudio de O'Connor, del Tribunal de Apelaciones de Ontario, añade que la policía cometió una serie de errores en el caso de Arar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de septiembre de 2006