Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciutadans pel Canvi advierte al PSC de que le apoya sólo para un Gobierno de izquierda

La plataforma maragallista fija sus condiciones para ir en las listas socialistas

La plataforma maragallista Ciutadans pel Canvi (CpC) fijó el sábado sus posiciones para renovar su colaboración con el PSC en las elecciones autonómicas. El documento adoptado por la Coordinadora con 22 votos a favor y 5 abstenciones recuerda que la plataforma nació para impulsar la unión de las izquierdas en torno al candidato socialista y advierte de que su objetivo sigue siendo la formación de un Gobierno de izquierda. Montilla tiene previsto concretar hoy a CpC su oferta para incluir como independientes a los candidatos de la plataforma maragallista en las listas del PSC.

La Coordinadora de Ciutadans pel Canvi cerró ayer el vivo debate que ha tenido para fijar las condiciones de su colaboración con el PSC en las elecciones autonómicas del 1 de noviembre. Coherente con su razón de ser, la plataforma defendió hasta junio que Pasqual Maragall fuera de nuevo el candidato del PSC. Cuando Maragall desistió, una de las primeras cosas que Montilla aclaró fue que no repetiría la coalición con Ciutadans pel Canvi. Si los integrantes de la plataforma maragallista querían continuar formando parte de las candidaturas del PSC debía ser como independientes.

La reticencias con que esta posición fue recibida inicialmente por CpC se han suavizado con el paso del verano. Aunque no sin debate. Antes de las vacaciones, una parte de la coordinadora de CpC votó en contra de renovar la alianza, porque el candidato para promover ya no era Maragall sino Montilla. Y la filosofía era otra. Ya no se trataba de impulsar un candidato cuya pretensión era forjar una mayoría plural de izquierda, sino de apoyar a un partido. Por si la diferencia no estaba suficientemente clara, Montilla se ha organizado su propia plataforma de incondicionales.

Sin embargo, las condiciones aprobadas el sábado por la coordinadora de CpC para fijar la colaboración con el PSC y Montilla fueron adoptadas sin ningún voto en contra: 22 votos a favor y 5 abstenciones.

Pero, eso sí, además de una propuesta programática y otra para la financiación del grupo, incluyen una salvaguarda relativa a la disciplina de voto de sus diputados en el grupo parlamentario socialista. Ésta: sus votos deben darse para elegir un presidente de izquierdas y un Gobierno de izquierdas. Lo que excluye una eventual alianza del PSC con Convergència i Unió.

El PSC ha encarado las elecciones dejando abierta su política de alianzas. Hasta ahora, Montilla sólo ha aclarado dos cosas respecto a su candidatura. Una es que rebajará la colaboración con CpC y sus miembros pasarán de aliados formales a independientes. La otra es que el número dos de su lista será ocupado por Antoni Castells, a quien atribuye la función de representante del ala catalanista del partido.

El resto de incógnitas sobre la candidatura comenzarán a despejarse hoy, en la primera reunión de la comisión de listas del PSC. Las federaciones del partido han elaborado ya sus propuestas de candidatos. La comisión de listas las examinará entre hoy y mañana y el jueves serán sometidas a la aprobación del Consejo Nacional.

En la lista de la provincia de Barcelona, la más numerosa, hay bastantes huecos. Son los dejados por Maragall, Josep Maria Vallès, Carme Valls, Miquel Barceló, Teresa Serra, Josep Maria Carbonell, Manuel Royes, Oriol Nel·lo, Àles Masllorens, Ramon Espasa y Joan Roma.

Entre los candidatos propuestos por las federaciones están, además del citado Castells, los otros miembros del Gobierno: Montserrat Tura (que con toda probabilidad ocupará la cuarta plaza), Ferran Mascarell, Jordi Williams Carnes y Jordi Valls. También están Manuela de Madre, Miquel Iceta, Ernest Maragall, Joan Ferran e Higini Clotas, en quien se piensa como candidato a la presidencia del Parlament.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de septiembre de 2006