Última reunión con el equipo de Maragall

José Montilla reunió ayer por última vez al actual grupo del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) en el Parlament. Lo hizo para ratificar ante los diputados de la legislatura maragalliana que se propone "seguir la estela" trazada por el actual presidente de la Generalitat. El candidato socialista destacó su proyecto de catalanismo social -"catalanismo político más justicia social"- y, de nuevo, hizo suyo el lema de Pasqual Maragall de Barrios seguros, escuelas dignas.

Flanqueado por la presidenta del grupo parlamentario, Manuela de Madre, y por su portavoz, Miquel Iceta, el aspirante del PSC se comprometió a defender los intereses de los catalanes "con el nuevo Estatuto en la mano" y avisó de que el 1 de noviembre la elección electoral es bipolar: o un Gobierno de Convergència i Unió apoyado por el Partido Popular o un Ejecutivo dirigido -"sin hipotecas"- por los socialistas para desarrollar políticas progresistas. El primer secretario del PSC señaló que la garantía de un despliegue beneficioso de la carta autonómica es dar continuidad a "la buena sintonía" entre los Ejecutivos catalán y central.

Montilla agradeció la labor llevada a cabo por el grupo parlamentario durante los tres años de legislatura y aplaudió la "cohesión" y "fusión" entre el PSC y la plataforma promaragallista Ciutadans pel Canvi en "un mismo grupo político". Entre aplausos de sus compañeros de filas, el candidato socialista no dudó en pedirles "ayuda" y se mostró dispuesto a escuchar sus sugerencias.

Por otra parte, el presidente de Iniciativa Verds, Joan Saura, volvió a instar a Montilla a confesar públicamente y antes de la cita con las urnas si apuesta por la reedición del tripartito.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS