A FAVOR | El debate nuclear

Estable, barata y ahorra CO2

Los defensores de la energía nuclear utilizaban hasta hace poco argumentos económicos, a los que ahora añaden el ahorro de gases de efecto invernadero. El presidente del Foro Nuclear, Eduardo González, señala que "no se puede prescindir de la energía nuclear". "Aporta un 20% de la electricidad, pero sobre todo, sirve de soporte en las horas punta, cuando más demanda hay", añade.

- Estabilidad. "La energía nuclear es estable. No depende de que haga viento o de que haya agua en los embalses", explica González. Las nucleares funcionan 8.000 horas al año, cuatro veces más que un parque eólico, según González.

- Precio. El kilovatio hora nuclear cuesta cuatro veces menos que el de otras fuentes de energía. El precio del gas y del petróleo se ha disparado. El crudo está en 67 dólares, ha llegado a 78 y hace dos años rondaba los 25 dólares. El precio del gas está ligado al del petróleo.

- Independencia. España, sin yacimientos de combustible, importa el 80% de la energía, cuando la media en la UE es del 50%. Son importaciones de gas, petróleo y carbón. La energía nuclear se considera autóctona así que es una forma de no depender del gas de Argelia o de países poco estables.

- Calentamiento. La energía nuclear no emite gases de efecto invernadero. Estos gases se producen al quemar carbón y petróleo, se acumulan en la atmósfera y frenan la salida de la radiación que emite la Tierra. El resultado es que el planeta se calienta y esto causa el cambio climático, probablemente el mayor problema de la humanidad en las próximas décadas. Aunque la energía nuclear no puede sustituir la gasolina de los coches, sí sustituye la emisión de gases en las centrales de carbón y gas que producen electricidad. Sin las centrales actuales, España emitiría 45 millones de toneladas de CO2 adicionales, según el Foro Nuclear, que agrupa a las centrales españolas. España es el país industrializado que más se aleja del cumplimiento del Protocolo de Kioto. Ya emite un 52% más que en 1990 aunque el tratado sólo permite un aumento del 15% en 2012.

- Combustible. Frente al futuro agotamiento del petróleo, los pro nucleares esgrimen que el uranio es barato, está en países menos conflictivos que los petrolíferos y que hay reservas "para 270 años", según González.

Por todo, Eduardo González, defiende que "España no puede prescindir de las centrales". "Hay que apostar por las energías renovables y por el ahorro, claro, pero aun así la demanda eléctrica en España, donde la economía crece por encima de la UE, no va a bajar. Lo más sensato es mantener el parque nuclear, aumentar la vida de las centrales y que en unos años se incremente la potencia. No hay que tomar decisiones irreversibles que el país puede lamentar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de septiembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50