Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias dejan sin clase a 5.400 escolares en Cataluña

Las inundaciones paran la producción en varias empresas de Tarragona

Barcelona / Tarragona

La lluvia que desde el martes azota Cataluña dejó ayer sin clase a 5.400 alumnos de enseñanza primaria y secundaria. La mayor parte de los escolares perjudicados son de las comarcas de Tarragona, las más afectadas por el temporal, aunque también los hay de localidades próximas a Barcelona. Las lluvias ayer cayeron con más moderación que el miércoles, pero, pese a ello, inundaron el polígono Sur de la industria petroquímica de Tarragona y provocaron que numerosas empresas tuvieran que suspender su producción por falta de fluido eléctrico y por los daños causados por el agua.

De los 5.400 escolares que ayer no tuvieron clase, casi la mitad no pudieron asistir a las aulas por los cortes de carreteras causados por las lluvias; el resto se tuvo que quedar en casa por estar los centros escolares inundados o por tener problemas estructurales causados por las lluvias.

La industria petroquímica de Tarragona se plantea en bloque reclamar ayudas de la Administración por las inundaciones que ha sufrido el polígono Sur desde el miércoles, el más cercano a la costa. Ayer, la mayoría de las plantas permanecían paradas, entre ellas las de grandes empresas como Basf, Dow o Ercros, en un segundo día consecutivo de lluvias que sumió los alrededores de Tarragona nuevamente en el caos circulatorio. La patronal química, que aún no ha hecho un balance de daños, asegura que las pérdidas serán millonarias.

La situación de completa inundación en el polígono Sur de Tarragona, unida a las previsiones de más lluvias, forzaron a la Dirección de Emergencias a activar el plan de seguridad de la industria química. Fuentes de la patronal, sin embargo, señalaron que si no había pasado nada hasta entonces, "ya no había peligro". La falta de suministro eléctrico y la inundación de las instalaciones son las razones de un paro que ayer afectaba alrededor del 60% del polígono.

Ayer, la actividad en la industria química fue prácticamente nula. La dirección de Dow envió a buena parte de su plantilla a sus casas ante el riesgo de que las lluvias dejaran al personal aislado en sus puestos de trabajo. En la multinacional Basf, con 800 empleados, únicamente 150 acudieron a trabajar puesto que el resto, al estar la producción parada, no eran necesarios.

Por otra parte, equipos de Salvamento Marítimo y efectivos de la Generalitat continuaban ayer la limpieza del vertido de hidrocarburos frente a las costas de Tarragona. Restos de combustible alcanzaron ayer las playas de Cambrils. El vertido proviene del polígono Sur, y Repsol ya ha admitido que el temporal arrastró aguas sucias y restos de hidrocarburos de sus instalaciones, aunque la Generalitat investiga otros focos de la contaminación.

Aeropuerto y vías cortadas

El aeropuerto de Reus tuvo que cerrar ayer durante una hora y media al inundarse sus pistas, y carreteras de la red principal, como la N-340 y las autovías Tarragona-Reus Tarragona-Salou volvieron estar cortadas por la mañana.

Las lluvias no alcanzaron los registros del miércoles, aunque de nuevo las comarcas del Baix Camp y el Tarragonès volvieron a liderar la clasificación de precipitaciones, según el Servicio Catalán de Meteorología. Constantí sumó ayer 57,6 litros a los 208 acumulados entre el martes y miércoles, y la estación de Vinyols i els Arcs fue, con 64,8 litros, la que más lluvia registró ayer en Cataluña. Según la previsión, las lluvias pueden volver hoy con intensidad fuerte o muy fuerte en la mayor parte de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 2006