Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huerga desea que 'Salvador' ayude "a revisar el 'caso Puig Antich"

El filme sobre el último ejecutado con garrote vil se estrena el viernes

"La mejor contribución que puede hacer esta película es que se revise el caso Puig Antich", afirmó ayer el director de cine Manuel Huerga en la presentación de Salvador, que se estrena pasado mañana. El filme narra la vida del joven anarquista Salvador Puig Antich, ejecutado en 1974 con garrote vil por el régimen franquista tras un juicio sumarísimo. "No he querido hacer un documental', añadió Huerga.

Hacía tiempo que una película española no creaba tantas expectativas como Salvador. Su estreno coincide con la tramitación parlamentaria de la Ley de la Memoria Histórica, un texto que ha creado un amplio debate social no exento de polémicas. Huerga es consciente de este contexto y aboga por hacer películas que contribuyan a romper silencios y olvidos históricos.

"La transición fue positiva porque evitó otro derramamiento de sangre. Sin embargo, hizo olvidar muchos episodios de nuestra historia reciente que se deberían conocer", apuntó ayer el director en la presentación del filme. "El verdadero rostro del franquismo es el de la represión, y no los toros, el 600 y las panderetas", remachó Huerga.

El cineasta estuvo acompañado en Barcelona de cuatro actores del filme: Daniel Brühl (Good bye Lenin!), que da vida a Salvador Puig Antich, Leonnor Watling, Ingrid Rubio y Leonardo Sbaraglia.

Todos coincidieron en resaltar la dificultad de interpretar a personas reales, algunas de ellas todavía vivas. Es el caso de Montse, la fiel novia de Puig Antich, que le dejó a Watling su vestido de boda. Además, sentían que trabajar en esta película implicaba una responsabilidad añadida. "Había un tema delicado. Puig Antich era un anarquista que decidió coger las armas para luchar contra algo. No puedo juzgar esa decisión, porque no he vivido bajo la represión de una dictadura. Sin embargo, estoy plenamente de acuerdo con sus ideales", señaló Brühl.

Una de las cosas que motivaron a Huerga a hacer esta película fue pensar en la soledad de Puig Antich en su celda. Sbaraglia interpreta a uno de sus carceleros, Jesús, que tras conocer al desdichado anarquista cambió de personalidad. "De joven tenía un aspecto muy brutal. Su encuentro con Salvador le convirtió en alguien diferente", recordó el actor.

Salvador se estrenará en toda España en su versón original, lo que significa que se subtitularán al castellano las partes habladas en catalán. "No creo que eso provoque reacciones negativas fuera de Cataluña. Si algunos consideran que es un ataque a España, allá ellos", afirmó Huerga, quien sostuvo que la sociedad catalana todavía tiene mala conciencia por lo sucedido con Puig Antich porque, a su juicio, "muchos consideran que se podría haber hecho más para salvar su vida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 2006