Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskaltel y Amena se disputan 450.000 clientes de telefonía móvil en Euskadi

La compañía vasca intentará traspasar a su nueva firma de móvil todos los abonados

Euskaltel y Amena se han enzarzado en una agria disputa a propósito de los 450.000 clientes de telefonía móvil que compartían ambos en el País Vasco merced a un acuerdo de 1998. La compañía vasca señaló que, tras sellar otro convenio con Vodafone para utilizar su red, ofrecerá a todos esos clientes que se pasen a la nueva firma de móvil que va a lanzar a partir del 1 de enero. Euskaltel, presidido por el ex lehendakari José Antonio Ardanza, atribuyó ayer a Amena la ruptura del acuerdo, y se dio de plazo nueve meses para traspasar a todos los clientes que compartían.

El acuerdo con Vodafone supone que desde el próximo 1 de enero Euskaltel se convierte en un operador móvil virtual, una figura nacida al amparo de la nueva legislación que permite a cualquier compañía ofrecer telefonía móvil utilizando la red de un operador establecido.

La colaboración establecida con Amena en 1998, propiciada por un pacto político del PNV con el Gobierno de José María Aznar, suponía que aquella no entraba en el mercado vasco de móviles, con lo que Euskaltel veía limitada su competencia entonces a Telefónica y Airtel (actual Vodafone). Pero en los últimos años, las relaciones entre ambas partes se habían deteriorado.

Según explicó ayer el director general de la operadora vasca, Alberto García Erauzkin, Amena se resistía al desarrollo de los UMTS y la compra por parte de France Telecom hace un año suponía una nueva competencia.

Los responsables de Euskaltel, que insistieron en que buscaron un acuerdo con Amena, aseguraron que el pacto con Vodafone permite gestionar de manera independiente el negocio de la telefonía móvil. El operador británico ofrecerá la señal y las antenas, pero los servicios de interconexión, así como el hardware y software de los sistemas informáticos serán controlados por Euskaltel. Ahora todo esto lo gestiona Amena. "Somos independientes totalmente en la oferta y podemos crear servicios de valor añadido. Dejaremos de ser revendedores de minutos", explicó García Erauzkin.

Es una visión muy distinta a la que tiene Amena. La tercera compañía de móvil de España, con más de 10,5 millones de clientes, opina que Euskaltel es sólo su distribuidora en Euskadi. "Y los clientes no son nunca de la distribuidora", según fuentes de la operadora. A la filial del grupo francés, que a partir de octubre operará bajo la marca Orange, le ha cogido por sorpresa el anuncio de Euskaltel, y señaló que esperará a conocer en detalle el pacto con Vodafone para adoptar "las medidas oportunas".

Tras admitir su sorpresa por el anuncio de Euskaltel de aliarse con Vodafone para convertirse en operador móvil virtual, France Telecom anunció que estudiará su impacto en la relación contractual vigente entre ambas firmas "para tomar las medidas oportunas".

Pero el nuevo acuerdo hará que Euskaltel tenga también como competidor en su mercado a Amena (Movistar y Vodafone ya lo eran), a quien se unirán otras empresas que funcionarán como operadores móviles virtuales, aunque sólo como revendedores, como El Corte Inglés, Jazztel, Carrefour o The Phone House.

Pasar a una nueva red

Para el paso a otra red de los clientes de Euskaltel se deberá proporcionar una nueva tarjeta SIM a cada usuario y realizar la portabilidad, procedimiento que permite cambiar gratuitamente de compañía manteniendo el número de teléfono. Actualmente, los terminales móviles de los clientes de Euskaltel, que representan el 27% del mercado regional, llevan el logo de la operadora vasca. La tarjeta SIM lleva también el color naranja de Euskaltel, pero aclara que opera bajo licencia de Amena.

García Erauzkin apuntó, sin embargo, que el trasvase no será "excesivamente complejo" y se marcó el primer semestre de 2007 como plazo para concluir esta "migración". Admitió que "toda la propiedad de los activos de la red es de Amena", aunque los contratos de los clientes están realizados con Euskaltel. Este giro radical ha llevado a la operadora vasca a marcarse como objetivo en 2007 mantener a sus clientes para empezar posteriormente su expansión por España. Hasta finales de año prevé invertir 50 millones en sus nuevos servicios de interconexión.

La compañía vasca -cuyo accionariado dominan las cajas vacas BBK y Kutxa- estudia cambiar su marca para operar en el resto de España y tiene pendiente decidir qué hará con el 0,2% del capital de Amena que posee.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2006