Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez confirma la legalidad de la destitución de un jefe del Severo Ochoa

Unas 100 personas se concentran en apoyo de Luis Montes frente a la Consejería de Sanidad

Un juzgado dio ayer la razón al consejero de Sanidad, Manuel Lamela, y calificó de "ajustada a derecho" la destitución de Luis Montes en marzo de 2005 como responsable de urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés. La decisión judicial defiende que se trataba de un cargo de libre designación. Al enterarse del fallo, Montes afirmó que su recurso no cuestionaba la potestad de Sanidad para destituirlo, sino que planteaba cuál fue "la motivación real" del consejero. "Lamela dio credibilidad a una denuncia anónima que acusaba al hospital de 400 asesinatos y por eso fui cesado", añadió.

Este revelo se produjo tras tenerse conocimiento de denuncias por supuesta mala praxis en la sedación de pacientes terminales en las urgencias del hospital. El representante legal de Montes interpuso la denuncia cuatro meses más tarde y ahora el Juzgado de lo contencioso-administrativo número 18 de Madrid ha fallado en su contra.

El recurso se fundamentaba en que la razón invocada por Lamela en su orden, "necesidades organizativas", no se adecuaba a la realidad. La razón de la destitución sería, según Montes, los casos de supuesta mala praxis, como "públicamente" lo reconoció entonces Sanidad.

El juzgado considera que esa "falta de adecuación" en los motivos esgrimidos en la orden "no puede determinar la invalidez" de la destitución, ya que "el cargo para el que fue nombrado era de libre designación".

"Política represiva"

Los abogados de Montes estudian recurrir el fallo, según explicó el propio médico tras asistir ayer por la tarde a la concentración convocada frente a la Consejería de Sanidad por los sindicatos contra la "política represiva" de Lamela. A la protesta acudieron unas 100 personas y contó con el apoyo de diversas organizaciones sindicales. CC OO, uno de los convocantes, calificó las destituciones de Lamela como "represalias políticas contra quienes se han significado a favor del doctor Montes".

Durante el pasado mes de agosto, la Consejería de Sanidad destituyó a cinco responsables del hospital. Todos ellos habían defendido la presunción de inocencia de sus compañeros y, bien llevando un lazo naranja, bien participando en las concentraciones semanales que se realizan en la puerta del centro médico, habían dejado clara su postura contraria a la consejería. La expresión caza de brujas estaba en su boca cuando se les preguntaba por los motivos de las destituciones. Según su punto de vista, las razones de su destitución fueron una "denuncia anónima", la "credibilidad" que la consejería le dio y toda la crisis que se sucedió desde entonces.

En cuanto a la posibilidad de recurrir al fallo, dijo que hará lo que los abogados le aconsejen porque "no se contesta fundamentalmente a la reclamación". "El coordinador de Urgencias es un puesto que depende del gerente y, naturalmente, me puedan destituir en cualquier momento, pero se tienen que dar motivos", concluyó.

El portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, señaló que la decisión de rechazar la demanda de Montes demuestra que su destitución "se produjo conforme a la legalidad, atendiendo exclusivamente a los criterios habituales que definen los puestos de libre designación en todas las administraciones".

El portavoz subrayó que la sentencia pone de manifiesto que se trata de "otra mentira socialista desmontada por la Justicia". "Como viene siendo la tónica en este caso, el Partido Socialista y sus corifeos han cometido una nueva equivocación", afirmó Beteta. Para Antonio Beteta, "las barbaridades de Rafael Simancas [secretario regional del PSOE] sobre un supuesto proceso de persecución y sus ridículas afirmaciones vinculando los ceses a supuestos intereses de una multinacional sueca quedan a la altura de lo que son: mentiras desesperadas e inútiles intentos de manipulación".

El portavoz socialista de Sanidad en la Asamblea, Lucas Fernández, pidió la comparecencia del consejero Manuel Lamela, en el primer pleno, para que explique los motivos por los que ha destituido a "multitud" de cargos del Severo Ochoa. En un comunicado, Fernández hizo referencia a la decisión de Lamela del relevo de multitud de trabajadores del centro médico, entre ellos jefes de servicios o supervisores de enfermería, "sin ninguna justificación técnica ni clínico asistencial".

Por otra parte, el Ayuntamiento de Leganés dio a conocer los resultados de una encuesta realizada entre la población el pasado junio que indica que, a pesar de la crisis en el hospital, al menos el 63% de la población se muestra satisfecha con sus servicios. La encuesta explica que más de un 38% de los encuestados son cercanos al PSOE, mientras que un 26% se inclina por el PP y un 9% apoya a IU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2006