Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA QUEJA

El lío de la mensajería

El paso de ser una tienda tradicional a vender por Internet no es algo excesivamente complicado, pero requiere adaptarse a las nuevas reglas del juego y sobre todo crear confianza. La Casa del Libro, fundada en 1923, es un ejemplo de que a veces el salto cuesta.

Alberto, de Las Palmas, se decidió a comprar un libro en www.casadellibro.com. "Según las indicaciones de la web, el plazo de entrega es de tres días. Dos días después se cargó el importe de la compra en mi cuenta corriente; sin embargo, el libro parecía retrasarse un poco mas", recuerda. Teniendo en cuenta que el destino no era peninsular, podría parecer lógica una ligera demora. Pasó toda una semana y Alberto realizó una reclamación a través de la web, pero no obtuvo respuesta. "Pasados unos días más, repetí la misma queja con idéntico resultado". Casi un mes después, el comprador no había recibido el libro ni una respuesta.

Ciberp@ís has podido constatar que el teléfono de atención al cliente comunica continuamente, si bien el departamento comercial nos ha dado una respuesta a este caso. Parece ser que la empresa de mensajería con la que trabajan no informó adecuadamente de las incidencias en el reparto ni al destinatario ni al remitente. "Nos hemos puesto en contacto con el cliente y hemos procedido a realizar nuevamente el envío con otra empresa de mensajería, trasladándole nuestras disculpas". En cualquier caso la mensajería es sólo parte del problema, ya que la queja llevaba varias semanas sin ser atendida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2006