Argel prorroga la amnistía para los terroristas porque tuvo escaso éxito

Hassan Hatab, fundador del Grupo Salafista de Predicación y Combate (GSPC), vinculado a Al Qaeda, ha sido el último en rendirse a las autoridades argelinas aprovechando una amnistía para los terroristas islamistas que venció el 31 de agosto.

Pese a la entrega de este islamista, apartado hace tres años de la dirección del grupo, el diario L'Expression afirma, haciéndose eco de una opinión generalizada, que la amnistía -que ha fomentado la rendición de entre 250 y 300 terroristas- no ha dado "ni mucho menos los resultados esperados". "(...) no ha supuesto una mejora sustancial de la seguridad", concluye. Otros seis miembros de las fuerzas de seguridad murieron, por ejemplo, asesinados el fin de semana.

La amnistía forma parte de un amplio plan de reconciliación tras la guerra civil que padeció Argelia en los noventa y que se saldó con cerca de 200.000 muertos. Otras medidas incluían la excarcelación de 2.200 presos islamistas y la inmunidad para los agentes de las fuerzas de seguridad que hayan cometido abusos.

A causa, probablemente, de su escaso éxito, el Gobierno argelino tiene la intención de prorrogar el plazo de la amnistía que acaba de expirar. El primer ministro, Abdelaziz Beljadem, declaró a finales de agosto que "no veía ningún inconveniente a la prórroga del plazo de aplicación de la Carta para la Paz", como se denomina el proceso de reconciliación.

Tal decisión, recordó, corresponde al presidente Abdelaziz Buteflika, al que Beljadem remitirá un informe en el que hará un balance de la reconciliación. Buteflika reapareció ayer en público tras 50 días de ausencia.

La desaparición presidencial desde el 15 de julio había suscitado todo tipo de preguntas y rumores en los principales periódicos pese a que la agencia de prensa oficial y la televisión daban cuenta a diario de los numerosos mensajes que enviaba a los jefes de Estado extranjeros. A finales del otoño pasado, Buteflika estuvo tres semanas ingresado en París tras ser operado de una úlcera en el estómago. Pasó otros seis días en el hospital militar de Val de Grâce en abril para someterse a un examen posoperatorio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50