Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altadis espera más subidas de impuestos que afecten a las marcas de tabaco baratas

El presidente de la comisión ejecutiva y consejero delegado de Altadis, Antonio Vázquez, pronosticó ayer que el Gobierno español aplicará una nueva subida de impuestos al tabaco para forzar un nuevo incremento de precios de las marcas de cigarrillos más baratas. Además, calificó de "pesadilla total" el presente año para la industria, tanto por la guerra de precios entre las compañías como por la entrada en vigor de la Ley Antitabaco. De momento, estos problemas se reflejan en las cuentas de la compañía que fabrica los populares cigarrillos Fortuna. El beneficio neto fue de 194,1 millones de euros durante el primer semestre, un 24% menos que en idéntico periodo del año pasado.

Las ventas del grupo hispanofrancés, nacido de la fusión de la antigua Tabacalera y la francesa Seita, cayeron un 0,6% en el mismo periodo, hasta 1.934,4 millones. Las acciones retrocedieron ayer un 0,35%, hasta 37 euros. "Lo único que necesita la industria tabaquera es que suban los precios, por tanto, es necesario actualizar los impuestos para empujar la parte baja del mercado", dijo al ser preguntado sobre su estimación de una próxima subida fiscal para el tabaco. En febrero pasado, el Gobierno aprobó la que hasta ahora es la segunda subida de impuestos del año para intentar frenar la rebaja de los precios. El impuesto proporcional pasó del 55,95% al 57% y el específico fijo subió de 6,20 a 8,20 euros por cada 1.000 cigarrillos.

70 euros por 1.000 cigarrillos

Además, estableció un nivel mínimo impositivo de 55 euros por cada 1.000 cigarrillos. Esto significa que cada cajetilla lleva un mínimo de impuesto de 1,10 euros. Ahora, Altadis calcula que este último impuesto puede subir hasta 70 euros por cada 1.000 cigarrillos.

El tabaco barato es el más perjudicado por el aumento de este impuesto, ya que es fijo para todas las marcas, no proporcional en función del precio. España es de los países de la UE con un impuesto mínimo más bajo, frente a Dinamarca y Francia, en los que dicho tributo se sitúa en 163 y 128 euros por cada 1.000 cigarrillos. Con un gravamen inferior al de España se encuentran, entre otros, Grecia y Hungría, con un impuesto de 52 y 50 euros, en cada caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006