Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reajuste de Gobierno

El PP pide a Clos que defienda "los intereses de todos los españoles"

La elección del todavía alcalde de Barcelona, Joan Clos (PSC), para sustituir a José Montilla al frente del Ministerio de Industria pilló por sorpresa ayer a todas las formaciones políticas. Los socios de Clos en el Ayuntamiento de Barcelona valoraron esta sustitución, mientras que la oposición del PP y CiU lanzaron duras críticas por su gestión al frente del consistorio de la capital catalana. Similares reproches se llevó Montilla como titular de la cartera de Industria.

Desde el PP, el portavoz adjunto en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, lo primero que hizo fue poner bajo sospecha al nuevo ministro por su condición de catalán y le exhortó a "dedicarse en su nueva tarea a defender los intereses de todos los españoles, no sólo de los catalanes". Pujalte calificó la gestión de Montilla de "nefasta", y aseguró que el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat "no ha ejercido en ningún momento de ministro".

El portavoz económico de CiU en la Cámara baja, Josep Sánchez Llibre, calificó de "sorprendente" y "poco seria" la designación del alcalde de Barcelona. "El PSC no sabía cómo quitárselo de encima", criticó.

Por su parte, Joan Herrera, del grupo de Izquierda Verde, tampoco se anduvo con rodeos y aseguró que el PSC "tenía mejores nombres" para liderar el Ministerio de Industria. "Es una decisión más política que técnica", añadió. Su compañero de grupo, Félix Taberna, fue más irónico al pronunciarse y recomendó a Clos no seguir los pasos de su predecesor en el cargo.

Cambio en el Ayuntamiento

En la capital catalana, tanto Convergència i Unió como el Partido Popular juzgaron una "falta de respeto" el nombramiento de Clos como ministro. El convergente Xavier Trias dijo que este hecho pone de manifiesto además la consideración que el PSC tiene del ayuntamiento. "Se me escapa una sonrisa. Es difícil pensar que se pueden hacer este tipo de cosas", añadió el alcaldable convergente.

Para el presidente del grupo municipal del Partido Popular, Alberto Fernández Díaz, la designación de Clos "confirma el fracaso de su gestión" en el Ayuntamiento de Barcelona. Arremetió contra la posibilidad de que le sustituya el actual portavoz, Jordi Hereu. "Es un fraude. Barcelona tendrá un alcalde socialista porque así lo ha decidido el PSC, no los ciudadanos en las urnas".

Los socios del gobierno municipal (ERC e ICV) se mostraron mucho más moderados en sus opiniones. El republicano Jordi Portabella destacó el empuje que Joan Clos puede dar al traspaso del aeropuerto de El Prat a la Generalitat. Mientras, la ecosocialista Inma Mayol apeló a la convocatoria de una reunión "inminente" del Gobierno local para esclarecer cómo quedará estructurado el nuevo organigrama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006