El PSOE ofrece al PP un acuerdo para sacar adelante cuatro grandes leyes

Zaplana cree que el Ejecutivo se enfrentará a sus socios si acepta enmiendas populares

El PP y el PSOE están negociando de forma discreta la aprobación de cuatro leyes de contenido social e institucional, además de la renovación del Consejo del Poder Judicial y del de RTVE. Los socialistas quieren caminar junto a los populares en estos grandes temas, pero la desconfianza y el enfrentamiento que mantienen ambas formaciones dificulta el entendimiento. El PP no se fía de la propuesta del PSOE, por lo que antes de cualquier acuerdo quiere comprobar si se aceptarán sus enmiendas, lo que llevaría a los socialistas a enfrentarse con sus socios parlamentarios.

El Partido Popular acoge la propuesta de manera "abierta", pero quiere comprobar si la oferta es sólo para que se adhiera a los proyectos o, por el contrario, el PSOE aceptará algunas de sus enmiendas a las leyes de Dependencia, Igualdad, Financiación de Partidos Políticos y la ley Orgánica del Tribunal Constitucional. La oferta de negociación se concretó en una reunión discreta entre los portavoces parlamentarios del PSOE y del PP, Diego López Garrido y Eduardo Zaplana, respectivamente. Este último se muestra escéptico porque cree que para pactar con el PP el PSOE debería enfrentarse a sus socios, algo que cree que no hará.

Zaplana escuchó con atención las propuestas de López Garrido, en el curso de un almuerzo, y responderá en los próximos días. El dirigente del PP ha pedido a su grupo parlamentario un informe exhaustivo sobre los proyectos gubernamentales, ya que todos ellos han sido aprobados por el Consejo de Ministros y están en las primeras fases de tramitación parlamentaria. De ahí que haya margen amplio para la negociación.

Sin embargo, el propio Zaplana mostraba recientemente su recelo en una conversación con EL PAÍS. El portavoz popular señaló que los socios del Gobierno, especialmente ERC e ICV, han vetado a su partido para todo tipo de acuerdos. El PSOE, dice Eduardo Zaplana, tendría que enfrentarse a sus socios para pactar una ley con el Partido Popular. El dirigente de la oposición no cree que los socialistas estén en condiciones de romper con sus socios para hacerse con el apoyo puntual de los populares para cuatro leyes ya contenidas en el programa electoral socialista. Éstas son las leyes que el Gobierno quiere acordar con el PP:

- Ley de Dependencia. Esta ley está a la cabeza del proyecto del PSOE, tal y como proclamó cuando lo ofreció en su programa electoral y ahora en el Gobierno. En ambas situaciones, el responsable directo ha sido el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, que coordinó ese programa. Caldera ha tenido reuniones con Zaplana y también la buena relación entre ambos permite que sobre la misma se hable con sinceridad. Ahora bien, el PP estima que si no se atienden algunas de sus enmiendas no podrá haber acuerdo. En principio, el PP comparte la filosofía de la ley de crear nuevos derechos y dar cobertura a todos los ciudadanos en las situaciones de dependencia con las que pueden encontrarse en su vida.

- Ley de Igualdad. La oposición del PP a este proyecto parte de su rechazo a admitir por ley la paridad entre hombres y mujeres. Y todo el espíritu de esta norma, ahora en fase de enmiendas, tiene un sentido de obligación y mandato para conseguir la igualdad real.

- Ley de Financiación de Partidos. Tanto el PSOE como el PP tienen sus cajones atiborrados de borradores de esta ley, sobre la que se ha estado a punto de acuerdo en muchas ocasiones a lo largo de los 10 años de debate siempre inconcluso. El último escollo estuvo en la prohibición de las donaciones anónimas. Ya hay acuerdo al respecto, pero los partidos nacionalistas ponen reparos.

- Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Esta ley, también en fase de enmiendas, tiene como fin aliviar el colapso del alto tribunal con mejoras procesales y delimitando las condiciones para presentar el recurso de amparo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS