Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fenómeno de la inmigración

Los extranjeros con derecho a voto se triplicarán en 2007 si el PSOE cumple su compromiso

La llegada de más comunitarios, la ampliación de la UE y la firma de convenios disparan la cifra

El voto de los extranjeros va camino de convertirse en uno de los ejes de las elecciones municipales en 2007. Según los datos de la Secretaría de Estado de Inmigración, a finales de 2002, poco antes de los últimos comicios, había 362.858 extranjeros con tarjeta de residencia y derecho a voto, esto es, ciudadanos miembros de la UE y Noruega. A 30 de junio de 2006, esos ciudadanos, sumados a los 10 nuevos miembros de la UE, alcanzan los 619.341. Si a ellos se añaden los ciudadanos de Rumania y Bulgaria, a punto de incorporarse, y los cinco países iberoamericanos con los que el PSOE ha prometido que se firmarán convenios antes de las elecciones, los extranjeros que voten en 2007 serán 1,2 millones, el triple que en 2003.

España es un país cada vez más atractivo no sólo para miles de inmigrantes latinoamericanos, africanos o asiáticos. También los europeos comunitarios han aumentado su presencia como residentes en los últimos años, mayoritariamente en pueblos de la costa catalana, alicantina y murciana. Los ciudadanos del Reino Unido, por ejemplo, han pasado de 90.000, en 2002, a 165.000 en la actualidad. Todos los miembros de la UE residentes en España tendrán derecho a votar en las municipales de 2007, no así en las autonómicas, ya que no lo permite la Constitución Española.

A los tradicionales votantes de los 15 miembros de la UE, que acuden con regularidad a las urnas desde 1999, este año se sumarán los miembros de los 10 países de la última y más ambiciosa ampliación del club gobernado desde Bruselas. En España hay 63.000 de ellos con tarjeta de residencia en vigor. La comunidad más importante es la polaca, con 40.000 miembros que viven legalmente en España. Los segundos en importancia son los lituanos, casi 13.000 personas. Todos ellos tendrán derecho a votar sin problemas. Los polacos serán decisivos en algunos municipios, especialmente en Alcalá de Henares (Madrid).

Hay otros dos países, Rumanía y Bulgaria, cuya entrada en la UE está prevista para el 1 de enero de 2007, que podrían provocar un revolcón electoral en los municipios donde residen. En España hay casi 190.000 rumanos y 55.000 búlgaros con tarjeta de residencia, aunque la cifra real es superior, puesto que según el padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE) hay 380.000 rumanos empadronados en los municipios españoles y 93.000 búlgaros.

Otro panorama electoral

Los partidos ya trabajan intensamente para hacerse con ese precioso voto en las próximas elecciones. Pero desde hace unos días saben que tienen que aumentar sus esfuerzos también en otro sector: el voto latinoamericano. La proposición no de ley presentada por el PSOE e IU-ICV en el Congreso hace una semana, instando al Gobierno a firmar convenios de reciprocidad con los países con más inmigrantes o con aquéllos a los que nos unen lazos especiales, abre el camino para ese voto que cambiaría el panorama electoral en cientos de pueblos y ciudades.

La misma proposición habla de cinco países en concreto: Argentina, Venezuela, Uruguay, Chile y Colombia, con los que España ya ha firmado un tratado de amistad que incluye el voto en las municipales de los residentes en ambos países. El Gobierno sólo tiene que activar esos protocolos y firmar los convenios correspondientes para que estos ciudadanos puedan votar en 2007. Serían 360.000 nuevos electores que los partidos ya se disputan con políticas específicas dirigidas hacia ellos. El PSOE ha anunciado que el Gobierno promoverá en la próxima cumbre iberoamericana, en Uruguay, que se extienda el concepto de "ciudadanía iberoamericana" para que se firmen acuerdos no sólo entre España y sus ex colonias, sino entre los propios países americanos.

En un estudio realizado específicamente por el INE sobre el reparto de los extranjeros, con datos de 2001, aparecían 271 municipios de menos de 100.000 habitantes cuya población extranjera es superior al 10% del total de los residentes. Según los datos más recientes, hay 46 municipios con más del 25% de extranjeros. Algunos son ciudades importantes, como Torrevieja y Orihuela (Alicante), Fuengirola y Mijas (Málaga). En algunos pueblos, como Mazarrón, en Murcia, conviven los dos tipos de inmigración. Allí viven 2.072 británicos que podrán votar mientras los 2.700 ecuatorianos que conviven con ellos no lo harán porque no hay convenio con su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de agosto de 2006