Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fenómeno de la inmigración

ICV pide unidad de la izquierda en defensa del voto local para los inmigrantes

Iniciativa Verds, uno de los partidos firmantes de la proposición no de ley para el reconocimiento del voto de los inmigrantes en las elecciones locales, pidió ayer al PSC y a ERC que se atrevan a "plantar cara" a las reticencias y condiciones previas con que CiU la ha recibido.

El vicepresidente de ICV, el senador Jaume Bosch, afirmó que "la obligación de las izquierdas es oponer valores progresistas" como los de la igualdad, la democracia y la justicia cuando desde posiciones conservadoras se sostiene que el voto "no se puede regalar" o se ponen condiciones a su ejercicio, como han hecho los dirigentes de CiU en los últimos días.

La proposición de ley pactada por Izquierda Unida-ICV y el PSOE recibió el lunes el apoyo de los sindicatos y de la federación de entidades latinoamericanas, el recelo de CiU, el rechazo frontal del PP en Cataluña y, a juicio de Bosch, una cierta ambigüedad por parte de ERC. Bosch pidió ayer al PSC y a ERC que "no dejen sola a ICV junto con los sindicatos, las asociaciones de inmigrantes y los progresistas del país en la defensa de los derechos de los inmigrantes".

Sólo con reciprocidad

Los socialistas catalanes han mantenido una posición de cautela ante un asunto que, en algunas localidades de Cataluña, tiene una fuerte incidencia en la política municipal. El primer secretario del PSC, José Montilla, destacó el lunes que la propuesta se refiere sólo a los inmigrantes originarios de países con los que exista convenio de reciprocidad en este asunto. Y precisó que no hay convenio de este tipo con los Estados del Magreb. El también socialista Joaquim Nadal, portavoz del Gobierno catalán, afirmó ayer que "bien regulado" el derecho de voto de los inmigrantes debe ir acompañado del cumplimiento de los correspondientes deberes, que no especificó.

El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, se reiteró ayer en considerar "precipitada" la propuesta porque pretende ser de aplicación en las elecciones municipales de 2007. Insistió, como hizo ya desde el primer momento, en que además de hablar de los derechos de los inmigrantes hay que hablar de sus deberes.

También en clave de reticencia se expresó la republicana Anna Simó que, en respuesta a los requerimientos de ICV, dijo que ERC quiere ser "muy solidaria" con los inmigrantes, pero afirmó que otorgar el derecho al voto a ese colectivo debe formar parte de una "política de integración global". "Cualquier otra cosa es electoralismo y marear la perdiz", informa Jaume Bauzà.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de agosto de 2006