Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Accidente ferroviario

Seis muertos y 36 heridos al descarrilar un tren con 426 viajeros cerca de Palencia

La ministra de Fomento declara que el accidente se produjo por exceso de velocidad del convoy

Seis muertos y 36 heridos es el balance provisional del accidente ferroviario que se produjo ayer en Villada, un pueblo de la provincia de Palencia a 46 kilómetros de la capital. El Diurno, que cubría la línea entre A Coruña-Vigo y Bilbao-Hendaya y llevaba 426 pasajeros a bordo, descarriló a las 15.52 a la entrada de la estación, en la que no tenía previsto detenerse. El tren cambió de vía para ser adelantado por un Talgo, y esta maniobra, que normalmente se efectúa a 30 kilómetros por hora, la hizo a una velocidad excesiva, según declaró ayer la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

Diana, de 24 años, apenas se podía mover. Estaba aturdida y no se podía levantar. La joven, natural de Ponferrada pero residente en París, iba sentada en el segundo vagón del tren, en un asiento que no era el que le correspondía. Lo primero que pensó fue en sus padres. Agarró el teléfono móvil y llamó a los suyos: "Mamá, el tren ha tenido un accidente y me duele mucho la espalda". Lo siguiente que oyeron sus padres fue la voz de un médico que ya estaba atendiendo a Diana. "Tranquilos, me llevo a su hija a Palencia". La joven, sobre quien se duda si tiene fracturada la cadera, permanece ingresada en el hospital Río Carrión de Palencia, junto a otros cuatro heridos en el accidente de Villada.

Diana había viajado con sus padres en coche hasta Ponferrada. Pensaba volver con ellos, pero decidió adelantar el viaje una semana porque echaba de menos a su novio y quería buscar un nuevo trabajo en París. Sus padres, que pudieron visitarla, explicaron cómo su hija les contó que, poco antes del accidente, "las maletas comenzaron a caerse y las ventanillas empezaron a romperse". El tren se salió de la vía y ella sólo pensó en hablar con sus padres, aún en Ponferrada. "Cuando nos llamó ella pensaba que iba a morirse. Por el teléfono escuchábamos gritos y el sonido de las ambulancias". Cuando la sacaron del tren, Diana vio que el chico que había ocupado su asiento "tenía una pierna completamente destrozada".

Otro de los pasajeros del tren, Rubén Paniagua, aseguró ayer que, según le pareció, el convoy iba "demasiado deprisa". Paniagua, de unos 30 años y vecino de Villada, que tomó el tren en A Coruña, se bajó en la estación anterior, en Sahagún (León), ya que este tren no tiene parada en su localidad. Este viajero indicó que a los pocos minutos de bajarse comenzó a oír ambulancias y el ruido de helicópteros, que le alertaron de que algo sucedía.

Labores de rescate

Cuando se enteró de que el tren en el que él había viajado había tenido un accidente, se dirigió a las inmediaciones de la estación y ayudó en las labores de rescate, ya que fue de los primeros en llegar. Muy pálido y nervioso, "hecho polvo", según confesó, comprobó que una de las fallecidas era la pasajera que ocupaba el asiento contiguo al suyo en el viaje. Rubén había cogido el tren en A Coruña, con retraso sobre el horario previsto, según dijo, tardanza que se fue ampliando hasta llegar a Santiago. Aquí, relató, se incorporaron unos 200 pasajeros, entre ellos numerosos niños, peregrinos y extranjeros, principalmente franceses.

A partir de ese momento, continuó, "tomó una buena velocidad, seguramente para recuperar el tiempo perdido". En las proximidades de la estación de Villada se ha instalado un hospital de campaña, en unas naves de Pipas Facundo, donde el personal de emergencias y los trabajadores de esta empresa comenzaron a ayudar a los heridos.

Luto en Castilla y León

Un decreto de la Presidencia de la Junta de Castilla y León declaró ayer que hoy será día de luto oficial en esta comunidad por las víctimas del descarrilamiento del tren en Villada (Palencia), según fuentes de la Administración autonómica citadas por Efe.

También señalaron que el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, visitará a los heridos que se encuentran ingresados en los hospitales de Palencia y Burgos.

Asimismo, el consejero de Fomento, Antonio Silván, viajó a León para ver a los heridos ingresados en el centro hospitalario, mientras que el titular de Presidencia, Alfonso Fernández Mañueco, se dirigía a última hora de la tarde al Hospital de Salamanca para visitar allí a los heridos.

El consejero de Sanidad, César Antón, acompañó por la noche a Herrera en su visita al Hospital de Palencia y acudió posteriormente a los hospitales de Valladolid donde también había heridos ingresados.

La Diputación de Palencia decidió cancelar los actos culturales programados para hoy por la institución, tanto en la capital como en la provincia, en señal de duelo por las víctimas del accidente ferroviario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006

Más información